El gas natural que Petróleos Mexicanos (Pemex) ha quemado o venteado a la atmósfera ascendió a 13.1% de la producción en los primeros seis meses del año, lo que implica que en valor al precio de referencia actual ha perdido cerca de 360 millones de dólares, mientras que la producción de este hidrocarburo bajó 6.4% y las importaciones aumentaron casi 27% en un año.

Según los indicadores operativos de la estatal, se ha quemado o enviado a la atmósfera un promedio de 784 millones de pies cúbicos diarios de gas natural de enero a junio, mientras que la producción fue de 5,992 millones de pies cúbicos y las importaciones ascendieron a 1,796 millones de pies cúbicos.

Por falta de inversiones para compresión y uso de este hidrocarburo, además de la necesidad de acelerar la producción petrolera a riesgo de perder gas natural, el desperdicio en volumen aumentó 30% de un año a otro, que son 3.7 puntos porcentuales adicionales en proporción con la producción nacional. En tanto, en 10 años, se ha incrementado 174% la quema y venteo en volumen de gas natural en el país.

Importar gas barato

Lo anterior se deriva en buena medida de que el precio de referencia del mercado estadounidense ?Henry Hub para el gas natural de los puntos de internación (o importación) en el promedio anual de encuentra en su nivel más bajo desde hace una década: 2.04 dólares por millón de BTU (o millar de millones de pies cúbicos). Esta referencia que Pemex utiliza para determinar el precio de venta de primera mano a los distribuidores presenta una caída de más de 81% en 10 años por el incremento en la oferta de shale en Estados Unidos, luego de que en el 2006 se ubicaba a 11 dólares por millón de BTU. Tan sólo en la comparación del promedio anual, el precio ha caído 19% al cierre de junio del 2016.

De ahí que resulte más rentable ventear el gas de los yacimientos de la producción petrolera que invertir en infraestructura para su compresión y comercialización. En tanto, la demanda se sigue sustituyendo con importaciones, que en la última década se han disparado en casi 300 por ciento.

En valor, las compras al exterior de este hidrocarburo, principalmente desde Estados Unidos, ascienden a 821 millones de dólares en los primeros seis meses del año y a pesar de la caída en el precio, superan en 3.8% al acumulado del mismo periodo del año pasado.

Las importaciones de gas natural de Pemex equivalen ya a 30% de la producción, cuando en el promedio del año pasado fueron 22% y hace 10 años eran apenas 8.4 por ciento.

Critican nuevo tope máximo de aromáticos

NOM 016 abre la puerta a gasolina importada de mala calidad: CEMDA

El contenido de algunas sustancias como los aromáticos en las gasolinas de la Norma Oficial Mexicana NOM-016-CRE-2016, Especificaciones de calidad de los petrolíferos, aprobada esta semana, provocó desacuerdos entre organizaciones ambientales y representantes de la industria automotriz, quienes consideran que abrirá la puerta a importaciones de combustibles de mala calidad y permitirá que se emitan otras sustancias dañinas en algunas regiones del país.

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) estableció en un posicionamiento que puesto que se eleva el porcentaje máximo de contenido de aromáticos en las gasolinas de 32% del anteproyecto a 50%, se ampliará el rango para importaciones de combustibles de mala calidad, ya que los estándares internacionales señalados en la Carta Mundial de Combustibles establecen un máximo de 35 por ciento.

Dejar este porcentaje de 50% abriría la puerta para que se pudieran importar a nuestro país gasolinas de mala calidad que actualmente no pueden venderse en otras partes del mundo , aseveró.

Automotores y Pemex

También existe desacuerdo en la industria automotriz, pero en otro sentido: la Asociación Mexicana de Distribución de Automotores (AMDA) explicó que el efecto de aprobar una norma con variaciones para disminuir los niveles de las sustancias contaminantes tiene un impacto en una combustión más ineficiente, que genera una mayor generación de contaminantes, como el ozono, y ocasiona un desempeño más pobre de los vehículos, incrementándole a los usuarios el costo de mantenimiento de la unidad y el consumo de combustible.

La implementación de una NOM definitiva para supervisar la calidad de los combustibles adquirió relevancia tras los reportes de contingencia ambiental.

[email protected]