El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) hizo un llamado a las autoridades para que las renegociaciones del Tratado Libre de Comercio de América del Norte (TLCAN) se pospongan para el 2019.

Fernando López Macari, presidente nacional del IMEF, indicó que ante las elecciones presidenciales del próximo mes de julio y el cambio de integrantes en el Congreso de la Unión, sería “prudente” que se aplazará la renegociación, pues se debe dar prioridad a lograr buenos acuerdos a concluirlo de manera rápida sólo porque habrá cambio de gobierno.

“Para disminuir la incertidumbre, el IMEF considera que sería prudente por parte del gobierno de México dar estos indicios de que la conclusión del TLCAN se posponga para 2019 (...) No debiéramos de acelerar el proceso natural de la renegociación sólo porque habrá cambio de gobierno“, dijo en conferencia de prensa.

Abundó que en este año difícilmente se logrará concluir la renegociación del TLCAN, ya que México experimentará la elección más grande de su historia con 3,405 cambios públicos que incluyen nuevo presidente del país, 500 diputados, 128 senadores, 9 gubernaturas, 1,132 diputados locales y 1,636 ayuntamientos.

“Las elecciones en México son una evidente restricción para cerrar un acuerdo. Además, el 1 de septiembre se tendrá un Congreso nuevo, lo cual hace muy difícil que esta administración proponga el TLCAN revisado a un gobierno y Senado que no estuvieron involucrados en el proceso”.

Al respecto, Federico Rubli, vicepresidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, refirió que en la medida en que las mismas autoridades expliquen por qué se están posponiendo las renegociaciones, le quita mucha incertidumbre al proceso.

“Lo que realmente nos protege frente a la volatilidad que las elecciones y el TLCAN puedan generar es el régimen de libre flotación, es la mejor protección que tenemos porque el tipo de cambio va a absorber en el corto plazo esta volatilidad e incertidumbre”.

Otra razón que imposibilitará el proceso de renegociación es que el 30 de junio expira la concesión que le otorgó el Congreso de Estados Unidos al presidente Donald Trump para renegociar el TLCAN bajo la ley de promoción de comercio (Trade Promotion Authority o TPA), recalcó el presidente del IMEF.

“Hacia adelante, la renegociación de TLCAN dependerá de la extensión del TPA y su aprobación quedaría en manos de la siguiente legislatura del Senado mexicano y de la siguiente Cámara de representantes de Estados Unidos que tendrá elecciones en noviembre”.

Temas pendientes

López Macari subrayó que la idea de aplazar la renegociación es que se puedan analizar de mejor manera cinco temas que no benefician a México y que aún quedan pendientes sobre la mesa.

El primero es el argumento de que el TLCAN tenga una métrica para la reducción del déficit comercial de Estados Unidos con México, “esta no es la forma adecuada para reducir un déficit comercial”.

El segundo tema es que dicho acuerdo sea revisado cada cinco años como propuso Trump; el tercer punto es el capítulo 19 de solución de controversias.

El cuarto y quinto se refieren a imponer una subregla de origen del 50% de contenido de la región para el sector automotriz y considerar la estacionalidad para las exportaciones de EU del sector agrícola.

“nivel de complejidad ha aumentado”

En renegociación, evaluamos cómo abordar temas difíciles: Guajardo

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, señaló que conforme avanzan las rondas de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el nivel de complejidad aumenta.

“Entre más avanzamos, el nivel de complejidad aumenta, pero estamos claramente comprometidos a ir sorteando el nivel de dificultad que viene”. En entrevista, luego de la Reunión Interparlamentaria Unión Europea-México, el funcionario federal adelantó que se encuentran en pláticas con Canadá y Estados Unidos para evaluar los capítulos que podrán cerrar y “tener una visión de cómo vamos a entrarle ya a los temas de mayor complejidad y ver qué tipos de soluciones podemos ir avanzando”.

Refirió que la semana pasada arribó un equipo técnico de Estados Unidos, la siguiente semana hará lo propio el canadiense, con la finalidad de ir formulando propuestas que puedan ser presentadas para la siguiente ronda de negociación. “Puede ser muy importante para tratar de lograr avances significativos, sobre todo en temas de alta complejidad, pero habría que seguir trabajando en la limpieza de textos, habría que seguir trabajando en soluciones en diferentes temas”, indicó. Guajardo no adelantó un tiempo determinado en el que concluya la renegociación, ya que en ésta el objetivo no es el tiempo sino que haya “calidad y sustancia”.

Indicó que de llegar a finalizar la renegociación ésta deberá ser remitida al Senado. (Con información de Leopoldo Hernández)