América Móvil deberá configurar una nueva empresa que administre la infraestructura de Telmex y Telnor para ponerla a disposición de esas mismas compañías y del resto de los competidores del mercado en igualdad de condiciones en el mediano plazo.

El objetivo es generar un mayor equilibrio en la industria de las telecomunicaciones y deriva de los resultados que arrojó una revisión al funcionamiento de diez políticas regulatorias que pesan sobre la operación diaria de América Móvil y de sus filiales Telmex-Telcel desde el 7 de marzo del 2014.

La revisión del IFT se enfocó al análisis de un periodo de dos años a las llamadas regulaciones asimétricas, de marzo del 2014 a marzo del 2016.

AMX informó en la noche de este miércoles que resultado de esas revisiones, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) la emplazó a presentar en 65 días, en mayo, un plan de separación funcional que la obliga a crear una nueva empresa que se dedique en exclusiva a la proveeduría de servicios mayoristas y la compartición de infraestructura pasiva.

DOCUMENTO: AMX irá a los tribunales por nueva regulación para Telmex

América Móvil, que nació como el brazo de telecomunicaciones móviles de Telmex en el año 2000 y que luego absorbió en definitiva a esa compañía y a Telcel en diciembre de 2012, también anunció anoche que recurrirá a los tribunales para defenderse de los ordenamientos del IFT, bajo el argumento de que la autoridad reguladora no tomó en cuenta cambios en el mercado, como la presencia de nuevos proveedores de servicios en el mercado de líneas fijas y el creciente consumo en todos los rubros por parte de los usuarios.

La separación funcional no significa que América Móvil está en la obligación de desprenderse y vender Teléfonos de México (Telmex) y Teléfonos del Noroeste (Telnor) o la infraestructura de éstas a un tercero, sino en la obligatoriedad de crear una nueva compañía aún relacionada con el conglomerado que sólo se dedique a ofrecer servicios al resto de los operadores, más no al consumidor final, y/o bajo otra denominación de marca a las de Telmex-Telnor.

Pero antes se antojan una serie de litigios, como los que anunció AMX contra la resolución del IFT, y el hecho de que también Telmex encuentre su anhelado sueño de ofrecer servicios de video con base en la nueva regulación que ya le augura el IFT.

Analistas consultados consideran como un desatino las versiones que apuntan a que el regulador haya barajado la posibilidad de obligar a América Móvil a vender todo Telmex o algunos de sus activos, previo a regulaciones preventivas.

Más allá del factor orgullo que significaría para el empresario Carlos Slim desprenderse de la empresa que lo hizo crecer en las telecomunicaciones, difícilmente habría un postor interesado en comprar una telefónica cuyo origen, el de voz, se estanca aún con sus 12.9 millones de líneas en activo para el cuarto trimestre del 2016, pero que se mantiene a flote con las ganancias que le deja el negocio de banda ancha, uno que logró una cuota de 9.2 millones de suscriptores en el mismo periodo.

DOCUMENTO: Telmex pierde en voz, pero avanza con Prodigy Infinitum

¿Quién pudiera comprar Telmex? , cuestionan los expertos ante un escenario de impactos económicos externos que golpean a la economía mexicana e internos que trastocan directamente a Telmex. ¿Verizon, AT&T, Movistar? ¿Quién? El negocio fuerte ahora está en la banda ancha; la voz ya no da. La separación funcional no significa eso, sino crear un proveedor para todos los proveedores sin privilegios para ellos (AMX) , explica el analista y socio en TyN Media Group, Juan Gnius.

Los problemas de Telmex no son de Slim. Si Slim vende, otros van a tener la posición dominante y la misma regulación, y eso no es atractivo, porque al final también tendrían que separar en una forma, quizá, de empresa mayorista para no afectar la competencia. Eso es separación funcional , añade Enrique Carrier, analista del despacho Carrier y Asociados.

"Hay que ser muy atentos con los términos en que se anunció la decisión del IFT, porque aunque se trata de una medida contundente, que hasta el momento se ha aplicado en pocos casos a nivel mundial, es un paso intermedio en ese camino: el regulador está exigiendo una 'separación funcional' de la red fija, lo que consiste en la creación de una unidad de negocios independiente, pero que puede seguir siendo controlada por el grupo matriz. Y no avanza con exigencias de 'separación estructural', lo que sí implica la transferencia de toda esa estructura a una empresa nueva, sin ningún vínculo con el grupo operador actual", comenta Gustavo Fontanals, especialista de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

En Australia, Italia, Suecia y Nueva Zelanda han ocurrido diversos casos de separación funcional y estructural relacionados con empresas de telecomunicaciones. El más emblemático ocurrió en la década de los años 90s en el Reino Unido. Allí, el operador British Telecom (BT) creó la firma Openreach, que se encargó del negocio mayorista de la empresa y dejó el camino libre a su matriz BT en los servicios corporativos y del consumo masivo.

Un escenario como el que le ocurrió a BT está en vías de hacerse realidad para Telmex, pero el IFT debe tener cuidado del alcance de las medidas que imponga a la empresa, pues la Gran Bretaña de los años 90s no es igual al México del siglo XXI. Se desconoce cuánto se pueda replicar de esa experiencia en el mercado actual de México. La competencia allí es más real ahora, que cuando fue con el regulador Ofcom y British Telecom , dice Juan Gnius. Se vendrá un periodo de amparos judiciales y puede que más acciones llegarán , añade.

DOCUMENTO: La puja Ofcom-BT por la separación funcional o estructural de Openreach

Entre todas esas acciones queda para la duda, si América Móvil capitalizará a su favor la regulación que venga para la nueva empresa que deberá nacer de entre los fierros, postes y ductos de Telmex-Telnor.

A la fecha, cuatro de las diez regulaciones asimétricas que pesan sobre América Móvil impactan directamente con las operaciones de Telmex y Telnor, y el negocio de compartición de infraestructura y de servicios mayoristas es el que debe ser absorbido por la nueva compañía, por lo que sería esa la empresa sobre la que recaería la mayor parte de la carga regulatoria y no Telmex, impedida de entrar al negocio de la televisión, el video y que a futuro, como perfila el IFT, sólo atenderá a los consumidores finales.

Se desconoce por ahora si esta acción abre una ventaja, ante la posibilidad de que la carga regulatoria más intensa del famoso decálogo recaiga ahora sobre la otra empresa , expone Ramiro Tovar, analista en temas de competencia económica del ITAM. La carga regulatoria la tiene ahora Telmex, pero se redefinirá con la nueva empresa; será esa empresa que administrará la red sobre la que pesa la regulación y no Telmex, y quizá tendrá otro nombre. Es una duda que ellos resolverán (en el IFT) , agrega.

"Por supuesto que AMX preferiría no tener que afrontar estas nuevas exigencias, como ya lo hizo saber en su anuncio de impugnación. Pero dadas, hay asuntos interesantes a evaluar a futuro. Por un lado, la separación funcional no lo quita del negocio, de hecho el caso Openreach muestra que a BT le fue muy bien con su unidad de venta de servicios mayoristas", plantea a su vez Fontanals.

Por otro lado, "hay que tener en cuenta el contexto mexicano, donde aún queda por impulsar el paso masivo a redes locales de fibra óptica: ¿implicará la medida un desaliento a esta nueva unidad para esos desarrollos? ¿O será que lo impulse a avanzar reteniendo en muchos lugares su carácter de red única, ahora abierta a prestarle servicios a diversos prestadores finales? Y si esto ocurre, ¿se concentrará exclusivamente allí donde detecte altas posibilidades de recuperar su inversión? Queda por ver qué representan estas nuevas regulaciones respecto a otro largo anhelo de AMX, la habilitación para ingresar al negocio de TV de paga", añade el experto.

DOCUMENTO: El decálogo de regulaciones asimétricas del IFT para Telmex-Telcel

Por ley, Telmex no puede entrar al negocio del video en México, en tanto no cumpla con una serie de requerimientos de apertura de su red a terceros, pero la gestión de la misma pronto estará bajo control de otra compañía, que deberá ser independiente de Telmex.

Los negocios y obligaciones asimétricas en materia de Interconexión, Compartición de Infraestructura, Desagregación de la Red Local y Servicios Mayoristas de Arrendamiento de Enlaces Dedicados deberán ser trasladados de Telmex-Telnor a la nueva entidad y ella que tendrá que llegar a acuerdos por su uso con la misma Telmex y los otros operadores como Marcatel, Alestra, Axtel, Megacable, Izzi Telecom, Maxcom o Totalplay, entre otros más.

Se vendrán nuevos escenarios: como esos en que otros operadores están esperando el acceso a la infraestructura para subirse a dar nuevos servicios y incentivar más la competencia , dice Enrique Carrier, de Carrier y Asociados. Otra cuestión será definir qué red es de Telmex, de Telcel o de América Móvil. Son cuestiones que todavía no están tan claras, pero que darán más de qué hablar. Son cuestiones a dilucidar , coincide Juan Gnius, de TyN Media Group.

Otra cuestión es que el Sindicato de Teléfonos de México ya se está haciendo escuchar en este asunto.

"Hay un aspecto central de la regulación mexicana de cara a este proceso: aunque AMX ya anunció su intención de impugnar, la ley es clara respecto a la continuidad de las decisiones del regulador mientras que se tramitan los amparos judiciales , recuerda Gustavo Fontanals, de la UBA. Ahora, queda por ver cómo el IFT ordena avanzar y cómo la compañía se acomoda a las nuevas regulaciones, con esa batalla de fondo".

erp