Al dar la bienvenida al esperado recorte al gasto corriente, el sector empresarial planteó que los proyectos de infraestructura que fueron aplazados, como el Tren de Alta Velocidad (TAV), se realicen a través de asociaciones público privadas (APP) a mediano plazo.

Gerardo Gutiérrez Candiani y Juan Pablo Castañón, líderes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y de la Confederación Patronal de la República Mexicana, respectivamente, calificaron de prudentes y responsables los ajustes al presupuesto federal, con lo cual se mantiene la expectativa de elevar a 3.5% el Producto Interno Bruto (PIB) para este año.

A pesar de la restricción de los egresos, el sector empresarial no cejará en buscar los incentivos para promover la inversión y empleo en este año, como la deducibilidad a 100% en estos rubros.

Lo importante ahora, además del programa de austeridad que está adoptando el gobierno, es implementar otras políticas públicas paralelas para incentivar el crecimiento económico sostenido. Es urgente instrumentar acciones que ayuden a fortalecer el mercado interno impulsando el consumo, el ahorro, la inversión y la generación de más y mejores empleos , informó Gerardo Gutiérrez.

La semana pasada, el líder del CCE comentó que estaban cercanos a que la Secretaría de Hacienda otorgara algunos apoyos para detonar la economía interna, de modo que esperan a que se digiera el recorte de 10% en el gasto y se implementen algunas acciones como parte del anuncio y de este forma contar con los incentivos de fomento a las empresas y el empleo.

Comprendemos que hay reducción en el manejo de las finanzas, pero una vez que se implementen las medidas en dependencias y que haya acciones de recorte en gobiernos locales y los distintos poderes de la unión, esperemos llegar pronto los incentivos , comentó Castañón.

Ambos empresarios destacaron que el compromiso del gobierno federal de no aumentar la deuda pública mexicana, del combate a la inflación y posponer proyectos en el que participe la Iniciativa Privada (IP) son aspectos que generan confianza para las inversiones en México y que envían buenas señales a los mercados internacionales de que México mantiene una estabilidad macroeconómica.

Es relevante que los mayores ajustes se realicen en rubros de gasto corriente no indispensable, para cumplir el doble propósito de combatir frontalmente el desperdicio y la corrupción.

Les llama la atención el inicio de un nuevo formato para elaborar el presupuesto de egresos para el 2016, a partir de un esquema base cero.

lgonzalez@eleconomista.com.mx