Ahora fue BBVA, el grupo financiero que consideró que el plan de negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex) anunciado el martes 16 de julio y detallado este miércoles, es un avance marginal pero insuficiente.

En un análisis económico encabezado por Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México, se destaca que dicho plan incluye medidas que fortalecen las finanzas y la capacidad productiva de la empresa, pero no resuelven los dos grandes problemas estructurables: el excesivo endeudamiento financiero y la relativa elevada carga fiscal.

“El Plan de Negocios de Pemex 2019-2023 está basado principalmente en más aportaciones de capital del gobierno federal y una reducción de la carga impositiva, con el objetivo de que invierta más recursos en los primeros tres años del sexenio. Con ello se pretende no solamente estabilizar la producción de petróleo crudo, sino también incrementarla significativamente en los tres últimos años del sexenio”, señaló el documento.

BBVA reconoció que las medidas anunciadas seguramente contribuirán a la estabilización de la  producción de petróleo crudo, pero consideró que la probabilidad de lograr incrementos significativos en dicha producción en tan corto plazo, aún sigue siendo baja.

En este sentido, señaló que para hacer posibles tales incrementos, es necesario que se reactive el modelo de negocios basado en farmouts, lo que permitiría que Pemex compartiera no solamente el riesgo exploratorio, sino también la inversión y el know-how tecnológico con otras empresas líderes de la industria petrolera.

 

De igual forma, BBVA estimó que la reducción permanente en la carga fiscal de Pemex que planea hacer el gobierno federal para los próximos dos años y las posibles aportaciones adicionales de recursos a la petrolera más allá de 2022, deberían ir acompañadas de modificaciones en la política recaudatoria, que coadyuven a mantener relativamente estables los ingresos del gobierno federal y no pongan en riesgo el cumplimiento de las metas fiscales.

“Lo anterior contribuiría a fortalecer las finanzas públicas del país, disminuyendo así el riesgo de una reducción en la calificación crediticia soberana en el corto y mediano plazo”.

BBVA consideró que el plan de negocios no modifica el riesgo de una reducción en la calificación crediticia de Pemex por parte de Moody’s.