El mercado pirata le cuesta al país más de 43,000 millones de pesos anuales, pero, además, 8 de cada 10 mexicanos consumen piratería, lo hacen sin remordimiento y piensan seguir haciéndolo.

Por ello la American Chamber of Commerce (AmCham) definió una agenda estratégica para el combate a la piratería propuesta del sector privado a la nueva administración, en la que se plantea, entre otras cosas, se revise la política arancelaria pues en ocasiones los productos resultan muy costosos de adquirir por los impuestos que se deben pagar, así como sucede en el mercado de artículos deportivos.

Roberto Castañeda, de la Asociación de Artículos Deportivos (AADAC) destacó que no hay un tratado comercial con China, Corea o Taiwan, por ejemplo, y son justo los productos asiáticos los que más se consumen y por los que más impuestos se pagan.

Ana María Magaña, directora de Motion Picture Asociation, dijo que 63.7% de los internautas consume películas piratas y se prevé que para 2022 México estará en los primeros 5 lugares en consumo de piratería por internet.

“Existe una necesidad de proteger a los creadores y respaldar al mercado legal que representa una fuente de ingreso importante y de generación de empleos”, dijo.

En cuanto a la descarga ilegal de música por internet, 97% de los internautas han obtenido obtenido música a través de canales ilegales, 50% de ellos obtuvo los archivos a través de stream ripping, plataformas que permiten descargar el audio de videos de canales de YouTube.

Daniela Ortiz, representante del Consejo Nacional de la Industria Tabacalera (Conainta), dijo que se estima que 17% de los cigarros en el mercado mexicano son ilegales, lo cual representa que evaden alrededor de 6,000 millones de pesos.

Además, acuso que 70% del costo de una cajetilla de cigarros corresponde al pago de impuestos, lo que abre la puerta a la llegada de mercado de contrabando.

La AmCham advierte que la piratería es una seria amenaza para el crecimiento de la economía, y frente al cambio de administración en México se deben emprender acciones estratégicas para el combate de la piratería y mejorar conforme a estándares internacionales.