La regulación tiene que marcar reglas claras para mostrar el beneficio de la transición digital de la televisión, que podría ser hacía 2018, a los usuarios, empresas y gobierno para que el proceso sea aceptado y apoyado, aseguró Daniel Ponte, gerente de telecomunicaciones de Everis.

Incluso, dijo, que no es tan importante fijar una fecha para el apagón analógico, lo importante es hacerlo bien y garantizar la cobertura y calidad del servicio.

En conferencia de prensa, Ponte destacó que entre los beneficios de la migración digital para los usuarios es que habrá mayor calidad al eliminarse ruidos, interferencia y lograr un nitidez como si fuera un DVD.

Mientras que en el caso de las televisoras, al digitalizar la señal tendrán mayor ancho de banda lo que les abre la posibilidad de ofrecer servicios interactivos, como verificar el clima, chat, juegos, horóscopos, o hasta cuestiones más avanzadas, como banda por internet.

La interactividad permite complementar los contenidos de la televisión a través de servicios públicos como servicios comerciales o de entretenimiento , dijo.

Dio como referencia el caso de España que la migración inició en 2005 y se completó el 2 de abril de 2010.

Destacó que con la transición digital de la televisión se beneficia no sólo el usuario, sino las televisoras al reducirse los costos de transmisión, la industria de la electrónica al tenerse que renovar los televisores, los desarrolladores de servicios al tener una oportunidad de comercializar sus productos y para los anunciantes al tener una segmentación mejor definida del mercado.

Ponte Fernández dijo que las dudas respecto al éxito del negocio y los beneficios que puede representar dicho proceso se deben a la falta de información y cultura, pero una vez superados estos retos se puede avanzar hacia la migración digital.

El especialista enfatizó en que cada quien debe asumir el papel que le corresponde; el gobierno debe garantizar la cobertura, comunicación, planificar parte técnica; las empresas, aunque retrasen el proceso éste es inminente y va a ocurrir y deben crear contenidos de interés para el usuario; mientras que los proveedores deben verificar que las antenas estén instaladas y las casas tengan sus decodificadores.

En España el gobierno no dio subsidios a las familias y hay decodificadores de señales desde 400 pesos hasta 2,000; en México se ha hablado de un subsidio de 60 dólares por familia.

El año pasado el titular del Ejecutivo publicó un decreto que prevé que para el 2015 en México se dejará de ver televisión analógica, seis años antes de lo previsto. No obstante, dicho decreto está frenado por mandato de la Suprema Corte.

[email protected]