La industria de lácteos de México pidió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que Liconsa deje de participar en los anaqueles de las tiendas de autoservicio y se enfoque al mercado de abasto social, para el cual fue creado, pues opera con esquema de subsidios.

Miguel Ángel García Paredes, presidente de la Cámara Nacional de Industriales de la Leche (Canilec), sostuvo que Liconsa “no tiene mandato de participar en el mercado final”, para ello existen más de 700 marcas de leche y sus derivados que atienden al consumidor mexicano.

Recientemente, Vicente Yáñez, presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), dijo que se acordó con Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), organismo descentralizado de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), la introducción de la leche de Liconsa en los anaqueles de las tiendas como Chedraui o Soriana, entre otras.

En el marco del foro sobre perspectivas de los lácteos 2019, organizado por la Canilec, el empresario consideró que la presencia de la leche Liconsa en las tiendas está “fuera del foco principal, del actuar de Liconsa”, cuando estamos en un mercado suficientemente abastecido por la industria nacional.

La Canilec agrupa a 110 empresas de lácteos, que captan 90% de la leche que se procesa en México, las cuales trabajan para dar valor agregado al consumidor final, dependiendo de su necesidad alimentaria.

En tanto, Liconsa que forma parte del gobierno federal para dar un abasto social, concentra 5% de la producción de leche a nivel nacional.

García Paredes dijo que este año el sector de los lácteos estará determinado por la definición de la política pública aplicable a la leche, señaladamente lo relativo al llamado precio de garantía y por las nuevas normas oficiales para queso, leche en polvo y yogurt. Los precios de garantía no son instrumentos sostenibles que te lleven a un sector pujante, pero entenderíamos que de manera transitoria pueden aportar a la inclusión o equidad. Pero si estamos hablando de instrumentos que tendrán atemporalidad en el mediano y largo plazo, deben apuntar a la generación de bienes públicos. Sostuvo que el programa gubernamental de precios de garantías no es la mejor opción para apoyar a los pequeños empresarios productores como tampoco buscar la autosuficiencia alimentaria es la vía para el desarrollo del sector agropecuario.

La industria mexicana de leche produce 12,000 millones de litros al año, pero existe un déficit en el consumo, el cual se convierte en un reto potencial para aumentar la producción en 50% en los próximos años.

La presencia de Liconsa es mínima en las tiendas de ANTAD, pero la industria cuenta con la capacidad y variedad de atender al mercado total.

La Canilec desarrolla una campaña para impulsar el consumo de leche, pues los mexicanos toman 130 litros per cápita por año, cuando el promedio de los países lo hace en 180 litros.

lgonzalez@eleconomista.com.mx