Después de 68 años la Organización Internacional del Trabajo (OIT) emitió una recomendación a los 183 países miembros, la cual es autónoma en materia de seguridad; esta nueva recomendación se aprobó 24 años después del último instrumento legal sobre protección social que discutieran los delegados de gobiernos, trabajadores y empleadores en 1988.

De tal manera que la Conferencia Internacional del Trabajo promovió la atención médica esencial y un régimen de prestaciones así como un nivel básico de seguridad de los ingresos para todas las personas. Estas medidas comprenden los pisos nacionales de protección social .

En el mundo hay más de 5,000 millones de personas sin una protección social adecuada la recomendación pide que los países implementen sus pisos de protección social lo más temprano posible durante su proceso de desarrollo nacional.

Hay muchos ejemplos positivos de países en América Latina, Asia y en Africa, donde se ha implementado con éxito el rango completo de medidas que constituye el piso de protección social o que por lo menos, se han implementado sus principales elementos.

Incluso, la OIT establece que la nueva recomendación también dice que las personas empleadas en la economía informal, además de la formal, deberían beneficiarse de la seguridad social. Por tanto, la Recomendación apoya el crecimiento del empleo formal y la reducción de la informalidad.

En México hay al menos 30 millones 400,435 trabajadores que no tienen acceso a una institución de salud, de acuerdo con la encuesta del primer trimestre de 2012 del INEGI.

De ahí que la nueva norma del trabajo, según la OIT, es un mensaje firme para extender los sistemas de protección social a pesar de la crisis económica actual. Esto significa ofrecer niveles más altos de seguridad nacional garantizados por la legislación nacional a tantas personas como sea posible, tan pronto como las condiciones de cada país lo permitan .

Los países que carecen de los recursos necesarios para costear las medidas básicas de protección social pueden solicitar la cooperación y el apoyo internacional para complementar sus propios esfuerzos.

pmartinez@eleconomista.com.mx