El sector patronal del país demandó al Presidente Felipe Calderón no bajar la guardia en el último tramo de su gestión, ya que la falta de crecimiento sigue siendo el "Talón de Aquiles" de la economía mexicana y la mayor asignación pendiente de la política pública.

Si México logra crecer en 3.5% el PIB este año, el sexenio Calderonista cerrará con un crecimiento anual promedio de menos de 2%, el más bajo que en las tres administraciones previas, aunque con mayor fortaleza en el balance general macro, expresó Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

A través de su mensaje semanal Señal Coparmex, el empresario refiere que sin recurrir al Congreso, el gobierno federal cuenta con herramientas como la simplificación fiscal, incentivos a la innovación y la tecnología, y acciones en educación para acelerar el crecimiento, y con ello prepare una transición del poder ordenada y con estabilidad.

"Es preciso incentivar el mercado interno, como el motor económico más importante que tenemos disponible en esta coyuntura. México necesita que su Presidente se mantenga activo y propositivo, pero sobre todo que afiance las importantes obras de infraestructura que inició y esfuerzos como la cobertura de salud universal , dijo Gutiérrez Candiani.

Y pese a que al final de cada sexenio, explicó, es inevitable que el presidente pierda gradualmente influencia e interlocución, y con ello la posibilidad de lograr cambios o acuerdos importantes se diluye, es necesario que siga impulsando las reformas estructurales que requiere el país, aunque los esfuerzos den frutos el próximo sexenio.

lgonzalez@eleconomista.com.mx