Con la propuesta de la política fiscal para el 2020, el gobierno de  López Obrador pretende mantener la tendencia del “agandalle” con el contribuyente, al retener sus recursos ya sea a través de la tardanza en la devolución de impuestos y hasta en 40% de los ahorros bancarios de las personas; de modo que urge que el Congreso ponga “orden” para entrar a un equilibrio en la materia.

Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), sostuvo que se está extrapolando el terrorismo y agandalle en el paquete fiscal, en afectación de las pymes y el resto de los contribuyentes formales.

 

“Nuestro llamado a los legisladores es para que en la revisión de las iniciativas legales que se están poniendo a su consideración, logren el equilibrio entre cerrar los caminos a la defraudación, sin generar un sentido de incertidumbre, de terrorismo fiscal a los buenos contribuyentes. Lo que no queremos es que paguen justos por pecadores”, refirió.

El líder de los patrones pidió “sensibilidad para equilibrios y que no haya injusticia” a los contribuyentes, que no se traduce como empresas sino como ciudadanos, como podría ser una viuda que recibe su dinero a través del banco en donde tiene sus ahorros, pero ahora se plantean un cobro adicional.

En entrevista posterior al evento lanzamiento de Alternativas México, el presidente del organismo explicó que el “agandalle”, se traduce en que el gobierno retenga tan pronto como sea posible o cobrar por anticipado impuestos.

“En la Coparmex hemos reclamado por muchos años que haya un combate eficaz a la economía ilegal e informal, algunas medidas que se están proponiendo van en esa dirección y en ese sentido tienen nuestro respaldo. Nos parece que la generalidad, la forma en que están redactadas esas disposiciones pueden hacer que un buen contribuyente, de forma involuntaria se resbale a una situación que se puede considerar defraudación fiscal, para decirlo coloquialmente, no espanten a los buenos contribuyentes”, estableció.