Con un crecimiento de doble dígito al primer semestre del año, la automotriz francesa Peugeot apuesta por el mercado mexicano; y, a pesar de que éste acumula caídas durante 24 meses, la marca busca cerrar el 2019 con ventas récord por arriba de las 10,000 unidades, gracias a la calidad del producto.

Igor Dumas, CEO de Peugeot en México, afirmó que el crecimiento acumulado de 14% con 6,209 unidades se traduce en que la empresa va en línea con su plan de negocios 2016-2021 en México de duplicar sus ventas.

En entrevista, dijo que el reto es alcanzar el 1% de participación de mercado en ventas internas, de 0.5% con que arrancarían hace tres años. Para este año se prevé alcanzar 0.8% de participación.

El CEO de la francesa sostuvo que “México es un país sólido, con crecimiento potencial y gran futuro”, no obstante, el mercado no forma parte de sus planes para introducir a Opel, una marca recién adquirida por el Grupo PSA, y sí en cambio en naciones de Latinoamérica.

La apuesta en México se enfoca en colocar sus vehículos a combustión de alto rendimiento, similar al de un auto verde, de hasta 20.4 kilómetros por litro, esto es más de 30% de lo que ofrece el resto de las marcas que circulan en el país, afirmó.

Por el momento no ven condiciones para introducir un vehículo eléctrico o híbrido a la venta de Peugeot México, y lamentó que no haya incentivos fiscales ni financieros para ello.

Peugeot México es una filial del grupo automotriz e industrial francés Group PSA, segundo mayor fabricante de autos en Europa.

La empresa importa sus autos desde Francia a México, y por el momento la guerra arancelaria de Estados Unidos con el mundo no impacta en las ventas en México, aunque “lo que sí nos puede perjudicar son las consecuencias como el tipo de cambio, que se devalúe el peso”, argumentó.

“Lo importante, es que tenemos una visión de largo plazo y estamos en el país desde hace más de 20 años, en donde hemos enfrentado subidas y bajas del tipo de cambio. Tenemos ‘sangre fría’ y estamos claros con el posicionamiento que tenemos con la marca y soportamos sin problema”, abundó. El CEO de Peugeot recordó una época cuando reinó la incertidumbre, la elección de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos, cuando el tipo de cambio cayó 20% de un día para otro y “fue un desastre” para nosotros los importadores, y el comportamiento de las ventas de la empresa presentó afectaciones, pero eso no orilló a incrementar precios al consumidor.

“En Peugeot vamos a superar la venta de las 10,000 unidades, salvo alguna catástrofe, y deberíamos vender entre 10,300 y 10,500 vehículos, que representaría crecimiento interesantes de 8 y 10 por ciento. Peugeot va crecer en 2019 y el mercado va a bajar, entonces vamos a ganar un poquito de la torta”.

[email protected]