Petrobras vivió otra jornada turbulenta: mientras la Contraloría General de Brasil confirmó que la compra de una refinería en Pasadena, Estados Unidos, se realizó con sobreprecio, la presidenta de la compañía anunció menor inversión para el 2015 y un recorte de gastos.

Maria das Graças Silva Foster defendió su permanencia en la Presidencia de Petrobras, que ocupa desde febrero del 2012, en medio de un escándalo de corrupción que involucra a funcionarios de la compañía, ejecutivos de empresas privadas y políticos.

Hoy estoy aquí como presidenta de Petrobras, en cuanto cuente con la confianza de la presidenta y ella entienda que debo quedarme , dijo en conferencia de prensa, tras admitir que habló con la mandataria Dilma Rousseff sobre una posible renuncia.

Para el 2015, Silva Foster admitió que la petrolera controlada en su mayoría por el Estado brasileño deberá desacelerar algunas de sus inversiones para ver si logra pasar un año 2015 sin captaciones . Ahorro, ahorro, ahorro. Gastar menos y hacer más es la meta, precisó.

El director de Exploración y Producción, José Miranda Formigli, dijo que pese al escenario pesimista la rentabilidad del Presal (los yacimientos en aguas ultraprofundas de la costa brasileña) continúa garantizando la continuidad de los proyectos .

El escándalo de corrupción estalló en marzo, cuando fue arrestado como parte de la operación Lavado Exprés (Lava Jato) un ex directivo de la firma que develó millonarios desvíos en la petrolera a cambio de reducir su pena.

Los anuncios de Petrobras coincidieron con un informe de la Contraloría General de Brasil que afirma que la compañía pagó un sobreprecio de 659.4 millones de dólares por la refinería Pasadena de Texas, que acabó comprando en el 2008.

La CGU afirmó en un comunicado que 22 personas, incluidos los ex ejecutivos José Sergio Gabrielli, Néstor Cervero, Paulo Roberto Costa, Renato Duque y Jorge Zelada, podrían ser responsables del sobreprecio.

El organismo fiscal está investigando también a ocho empresas de construcción que tienen contratos con la compañía petrolera, como parte de un creciente caso de corrupción.

Aunque entre los involucrados citados por acusados figuran el tesorero y otros integrantes del Partido de los Trabajadores (PT), hasta ahora no hay pruebas del involucramiento de Rousseff, que llegó a presidir el consejo de administración de Petrobras cuando era ministra de Energía de Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010).

El juicio por este escándalo no tendrá un efecto negativo sobre Dilma, sí sobre el PT , explicó a la agencia AFP Carlos Alberto Alkmim, de la Universidad Católica de Rio (PUC).

Paulo Roberto Costa, el ex director de Abastecimiento de Petrobras quien habría recibido millonarios sobornos, y el empresario Alberto Youssef, que ofrecía empresas de fachada para lavar el dinero de los sobrepagos, colaboran con la justicia a cambio de una reducción en sus penas.

Petrobras respondió a las denuncias con la creación de una nueva dirección que se encargará de acatar la ley, así como con decenas de medidas para mejorar la gobernanza.

Investigación profunda

Por primera vez en sus 61 años de vida, Petrobras no tuvo un balance de resultados auditado internacionalmente debido a denuncias de corrupción. La estatal ha retrasado la divulgación de sus resultados del tercer trimestre en dos ocasiones.

Consideramos prudente que no fuese presentado aún porque (...) pueden haber otras informaciones y ahí deberíamos informar otras bajas en el patrimonio líquido de la empresa, alertó su presidenta en referencia a nuevas delaciones de acusados de corrupción.

La empresa trabaja ahora en la confección de un nuevo balance que estaría listo el 30 de enero.

La desconfianza en Petrobras se ha reflejado en la caída de sus acciones, no solo en Brasil sino en Estados Unidos, donde cotiza en Wall Street. Recuperarla implica renovar el directorio, insisten expertos.

En Nueva York, inversionistas denunciaron a Petrobras ante la justicia por ocultar información a accionistas minoritarios de la empresa. La SEC, regulador del mercado en Estados Unidos, también investiga.

Los demandantes reclaman una indemnización por pérdidas y daños sufridos por el desplome de los títulos de Petrobras, que han caído a la mitad de precio en tres meses.

Si Dilma coloca en la presidencia de Petrobras a alguien del mercado, a algún ejecutivo, una directiva seria, técnica y no política, va a tener la inyección de confianza que necesita , dijo a la agencia AFP el analista finaciero André Leite, de la consultora TAG Investimentos.

En la jornada de este miércoles, las acciones de Petrobras dieron un respiro y se negociaron al alza. Los títulos ordinarias (con derecho a voto) subieron 2.18% a 8.89 reales mientras que las preferenciales (sin derecho a voto) avanzaron 1.39% a 9.51 reales.

El lunes pasado, las acciones de la petrolera estatal se derrumbaron más de 8% y se negociaron en su menor valor en diez años. (Con información de Reuters, AFP y Valor Económico)