Petróleo Brasileiro (Petrobras) se prepara para convertirse en el mayor productor petrolero entre las compañías públicas del mundo al 2030, llegando a 3.5 millones de barriles diarios de extracción de crudo gracias a los resultados que ha obtenido en las licitaciones del país sudamericano, según el reporte publicado por Rystad Energy.

Según la consultora de datos enfocada en el sector energético, las licitaciones que concluyeron este mes en Brasil y que resultaron en una gran decepción por la falta de interés de las petroleras globales trajeron el mejor resultado posible para Petrobras, que prácticamente obtuvo el control total de más de 8,000 millones de barriles equivalentes en la cuenca de Búzios.

A la licitación que concluyó a principios de noviembre se habían inscrito 12 de las petroleras más importantes del mundo; sin embargo, sólo Petrobras y las petroleras chinas presentaron en ofertas en dos de los cuatro campos ofertados. Aun así, el gobierno brasileño consiguió cerca de 17,000 millones de dólares en concepto de honorarios por la adjudicación a Petrobras en consorcio con petroleras chinas para el bloque más grande de la subasta, Búzios, y por la oferta única de Petrobras por el bloque más pequeño, Itaipú. En Búzios, Petrobras obtuvo una participación de 90%, mientras que 10% se repartió en partes iguales entre las petroleras chinas, CNOOC y CNODC.

Petrobras es actualmente la tercera firma pública con mayor producción petrolera en el mundo con una producción de 2.2 millones de barriles diarios, pero las predicciones indican que podrá añadir alrededor de 1.3 millones de barriles a esta extracción en la próxima década.

Así, rebasaría la producción de 5.7 millones de barriles diarios que extrae la rusa Rosneft, y cuya producción de hecho lleva una declinación anual de 1.9%, y de la nacional Petrochina, que hasta el tercer trimestre del 2019 produjo 2.5 millones de barriles diarios.

[email protected]