Pese al rebote de la economía no hay muestras de recuperación en México, por el contrario, se observan señales de un nuevo episodio de debilidad, principalmente por la limitada inversión privada y pública, afirmó el sector empresarial del país.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) sostuvo que la evolución de los principales indicadores macroeconómicos a nivel nacional aún no muestra, de manera concluyente, que la economía haya recuperado lo perdido durante la pandemia.

“Más aún, recientemente hay señales de un nuevo episodio de debilidad, principalmente por la limitada inversión privada y pública. Ésta última se concentra en pocos proyectos con efectos de demanda local, pero de rentabilidad social dudosa, mientras que obras de infraestructura que en algún momento podrían ser complementarias de la inversión privada se rezagan”, acotó.

El organismo privado comentó: “pese a la modesta mejora en algunos indicadores, hasta el momento la economía no recupera su nivel prepandemia”.

Si bien es cierto que el confinamiento sanitario y cierres posteriores han tenido un impacto negativo importante en la actividad económica del país, también es cierto que la pandemia profundizó el decaimiento que se presentó después de los resultados de las elecciones presidenciales en 2018 y en 2019, ante la incertidumbre generada por las decisiones que tomó el nuevo gobierno, incluso antes de tomar posesión.

Abundó que un crecimiento más equilibrado en las entidades federativas sin duda ofrecería más oportunidades de desarrollo duradero a las rezagadas y menos integradas a la economía moderna. Las entidades federativas han tenido impactos diversos de acuerdo con su principal actividad productiva.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx