El balance financiero de Petróleos Mexicanos del 2011 dejó a la paraestatal con una pérdida de 39,519 millones de pesos, gracias a que el precio ponderado de la mezcla mexicana fue el más alto histórico alcanzando un promedio de 101 dólares por barril, permitiendo que la pérdida fuera 47% inferior al 2010, cuando Pemex reportó una pérdida de 58,134 millones.

En las estadísticas preliminares publicadas ayer en sus Indicadores Petroleros, se observó que el total de las ventas externas de Pemex fue de 683,774 millones de pesos, mientras que al interior se vendieron 890,665 millones, dando un total de 1 billón 574,439 millones como ingresos por ventas.

El ingreso corriente reportado por la paraestatal fue de 1 billón 759,472 millones y Pemex reportó haber desembolsado en gastos de operación sólo 144,275 millones.

Por tanto, el balance financiero de Pemex antes de impuestos derechos y aprovechamientos dio un total de 970,143 millones de pesos.

Sin embargo, gracias a los altos precios del crudo –dado que la Secretaría de Hacienda fijó que el precio de exportación sería de 65.4 dólares por barril y a partir de ahí se agregó un monto adicional–, Pemex pagó 211,815 millones de pesos más de impuestos, derechos y aprovechamientos al gobierno federal, lo que representa un aumento de 27% con relación con al 2010, ya que este año la cifra ascendió a 984,413 millones.

El último año en que Pemex presentó un balance financiero con ganancia fue el 2008 y desde entonces la pérdida ha aumentado más de 27% en cuatro años.

El 2008 fue el año en que Pemex pagó más por concepto de impuestos derechos y obligaciones, llegando a 1 billón 36,828 millones; en el 2009, la paraestatal pagó casi la mitad de eso, pero en el 2010 el cobro que se le realizó subió de nuevo a 772,598 millones.

kgarcia@eleconomista.com.mx