La Comisión Federal de Electricidad (CFE) reportó una pérdida histórica de 20,219 millones de pesos durante el primer trimestre del año, superior en 20.9% a la registrada el año pasado, producto de una caída de 4.5% en ingresos, el incremento de 19.7% de sus costos por obligaciones laborales, generales y depreciación, así como por sus abultados costos financieros.

La estatal eléctrica informó, no obstante, que su resultado bruto, es decir, aquel que se obtiene al calcular las ventas menos los costos, fue positivo por 19,717 millones de pesos.

En un comunicado, la empresa productiva del Estado destacó que los ingresos por la venta de energía eléctrica fueron mayores a los costos de la empresa asociados directamente con la producción y venta de electricidad. La facturación de la empresa fue de 71,331 millones de pesos, aunque ésta fue 4.5% inferior a su similar del 2015.

Por su parte, los costos operativos de la generadora eléctrica, que abarcan los energéticos, remuneraciones y prestaciones al personal, mantenimiento, materiales y servicios generales, así como impuestos y derechos, sumaron 51,614 millones de pesos, monto ligeramente superior (+0.7%) al observado el año pasado.

Cuando al saldo operativo de 19,717 millones de pesos se le restan los componentes no asociados directamente con el despacho de la energía eléctrica, como el costo del pasivo laboral, que de enero a marzo del 2016 fue de 17,961 millones de pesos, el de la depreciación, que fue de 11,512 millones, y los gastos administrativos, por 4,211 millones, se obtiene un resultado negativo de operación.

En este caso este resultado negativo fue equivalente a 13,966 millones de pesos y también se vio impactado por los costos financieros de la CFE.

Después, los costos de financiamiento de la empresa productiva del estado sumaron 6,253 millones de pesos, cantidad que fue 46% menor a su comparable del 2015, gracias a la sensible reducción de las pérdidas cambiarias de 75% a 1,685 millones de pesos.

En este contexto, la empresa indicó en un comunicado que trabaja con el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM), con el propósito de encontrar los mejores mecanismos para reducir el costo del pasivo laboral de la CFE.

Asimismo, expuso que estas negociaciones entre el SUTERM y los trabajadores concluirán en mayo, con el fin de fortalecer sus finanzas, al tiempo que se protege el talento humano, principal fortaleza de la empresa productiva del Estado. (Con información de Notimex)

[email protected]