Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció que el descubrimiento Ixachi en la cuenca de Veracruz tiene casi el triple de recursos que los proyectados el año pasado, es decir, pasó de 366 millones de barriles de petróleo crudo equivalente como reservas certificadas totales de gas y condensados, a recursos estimados con una probabilidad de éxito comercial 10% por más de 1,300 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

Ixachi es así el mayor descubrimiento realizado en tierra por parte de Pemex en los últimos 25 años y el cuarto mundial de los últimos 10 años. Su desarrollo costará 30,000 millones de pesos, pero a valor presente neto generará ganancias de más de 40,000 millones de dólares (800,000 millones de pesos).

“Esto le brindará a la próxima administración una buena plataforma para iniciar”, dijo Carlos Treviño Medina, director general de Pemex. El aumento en los recursos del yacimiento se dio luego de que hace un año, la petrolera mexicana anunció el hallazgo de este yacimiento gracias a la perforación del pozo Ixhachi 1. Para delimitar el área y obtener más información sobre los hidrocarburos existentes, perforó desde entonces dos pozos más: Ixhachi 1DEL e Ixachi 1001, a una profundidad de más de 7,200 metros.

Entonces, encontró que la columna con contenido de hidrocarburos se extiende por lo menos 1,200 metros verticales más. Para asegurar los recursos existentes, planea perforar otros dos pozos, llamados Ixachi DEL2 y Cruvier, explicó el director de Exploración de la empresa, José Antonio Escalera. En la etapa de desarrollo el yacimiento podrá aportar hasta 80,000 barriles por día de condensados y 700 millones de pies cúbicos diarios de gas a la extracción nacional, que hoy se ubica en 4,895 millones de pies cúbicos por día. Gracias a la disponibilidad de infraestructura en el área, las actividades de extracción comenzarán en el 2019, aunque el pico productivo del yacimiento se alcanzará en el 2022.

Los planes de desarrollo de este campo estarán en el presupuesto del 2019 y para lograr estas metas será necesaria la perforación de 40 pozos para la extracción de los hidrocarburos, a un ritmo de 10 pozos por año, detallaron.

Ixachi se compone aproximadamente en dos tercios de gas natural, con altos contenidos de etano y butano que estarán disponibles para procesos industriales, uso doméstico y como precursores petroquímicos, mientras que el tercio restante son líquidos condensados como naftas y solventes que servirán para mejorar las mezclas de crudo e incrementar la calidad de la transformación de combustibles de mayor valor, como las gasolinas y el diesel.

Cierre de año para Pemex

El director general de la empresa detalló que la producción de crudo cerrará en un promedio de 1.835 millones de barriles diarios en 2019, por debajo de 1.915 millones de barriles por día estimados al arranque del año. La caída anual de 7.2% en octubre fue originada también por incidentes climáticos, junto con mantenimiento, aseguró.

Ixachi, tesoro en tierra

El yacimiento ubicado en la Cuenca de Veracruz, tierra adentro a 70 kilómetros del puerto, fue producto de la perforación del pozo exploratorio Ixachi 1 en noviembre del año pasado. Para su delimitación y caracterización, Pemex perforó desde entonces los pozos Ixachi DEL e Ixachi 1001, a más de 7,200 metros de profundidad. Los trabajos de desarrollo del campo comenzarán en el 2019 y se planea la perforación de 40 pozos productores.

Se tendrán que reasignar fondos para refinería: Arturo Herrera

Petróleos Mexicanos (Pemex) tendría que reasignar fondos para financiar una nueva refinería anunciada por el próximo gobierno debido a la pesada deuda de la empresa, dijo el futuro subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera.

La petrolera estatal reportó una deuda financiera total de 106,000 millones de dólares al 30 de septiembre, de la cual 86% está denominada en monedas distintas al peso mexicano, principalmente en dólares estadounidenses, según sus más recientes resultados trimestrales.

En tanto, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, quien asumirá el cargo el sábado 1 de diciembre, planea construir una refinería en el golfo de México, en Dos Bocas, Tabasco. En una entrevista televisiva sobre el plan a la luz de las abultadas obligaciones financieras de Pemex, Herrera detalló que la compañía tendría que ajustar sus planes de gasto para poder pagar el proyecto.

“Pemex tiene una restricción financiera y dentro de esta restricción financiera puede asignar los recursos que ellos consideren más rentables para esta empresa, pero no puede ponerle más. Cualquier cosa como ésta no puede ser adicional”, expuso.

Acerca de la construcción de la nueva refinería, Herrera aseguró que dependería de Pemex, y señaló que la reforma del sector energético que llevó a cabo el gobierno saliente le da mayor margen para tomar sus propias decisiones.

“Pemex tiene una autonomía de gestión en ese sentido, pero Hacienda tiene el privilegio de decirle cuáles son los márgenes financieros”, aseguró.

El proyecto 2018-2024 de la futura administración contempla que se requerirá una inversión estimada de 6,000 millones de dólares para la nueva refinería. Esto es casi 24% del presupuesto total de Pemex, aunque se ha anunciado que dicha obra podría contar con participación privada. (Con información de Redacción)

[email protected]