Petróleos Mexicanos (Pemex) dijo este lunes que recompró bonos con vencimiento entre 2020 y 2023, por 5,006 millones de dólares, como parte de una estrategia para reducir su deuda financiera.

Para ejecutar la operación, se utilizaron los fondos de la inyección de capital por parte del gobierno anunciada el pasado miércoles 11 de septiembre, dijeron en un comunicado conjunto secretaría de Hacienda y Pemex.

La deuda financiera de la empresa asciende a 106,000 millones de dólares, lo que la convierte en la petrolera más endeudada del mundo y la ha puesto bajo la lupa de calificadoras de riesgo.

La estatal dijo también que el lunes ocurrió la liquidación de 7,500 millones de dólares de nuevos bonos con plazos de 7, 10 y 30 años, colocada la semana pasada.

"Con esta operación, Petróleos Mexicanos reduce en 5,005.8 millones de dólares el saldo de su deuda, amplía el plazo promedio de la deuda en dólares y se logra disminuir el perfil de vencimientos de corto plazo, lo que contribuye a fortalecer la posición financiera de la empresa y reduce el riesgo de refinanciamiento en los próximos años", dijo Pemex.