Petróleos Mexicanos (Pemex) confirmó su participación en la cuarta licitación de la Ronda Uno mexicana, para aguas profundas en el Golfo de México, donde a pesar de su actual crisis financiera, pretende participar en asociación, aseguró su director general, José Antonio González Anaya.

En el 28 Congreso Nacional de Ingeniería Civil, el directivo detalló que, igual que el resto de las empresas en el mundo, la estatal buscará compartir el riesgo comercial y geológico en esta licitación que se llevará a cabo el próximo 5 de diciembre y por la cual se esperan inversiones de hasta 44,000 millones de dólares a lo largo de los hasta 50 años de duración de los 10 contratos de licencia que el gobierno mexicano pondrá a concurso.

Además, detalló que el recorte de 100,000 millones de pesos, que en el 2016 representó 20% de su presupuesto, no representa necesariamente la cancelación de grandes proyectos, sobre todo el en área de refinación, como la reconfiguración de las plantas de Tula, Salina Cruz y Salamanca, sino un incentivo para agilizar la búsqueda de socios. Por su parte, el secretario de Energía y presidente del consejo de administración de la estatal, Pedro Joaquín Coldwell, aseguró: Por lo menos de lo que hemos visto desde la Sener, hay muchas empresas interesadas en asociarse con Pemex y con la CFE .

Respeto del estado de derecho

Finalmente, el titular de Pemex aseguró en este marco que cualquier mal manejo que sea detectado en administraciones y que la hayan llevado a la crisis financiera y operativa que vive hoy en día será objeto de un absoluto respeto por el Estado de Derecho, aunque es momento de ver hacia adelante en las oportunidades de la empresa.

kgarcia@eleconomista.com.mx