Petróleos Mexicanos (Pemex) asignó cuatro cargamentos de 350,000 barriles cada uno para la importación de crudo ligero tipo “Bakken”, los cuales serán entregados durante el próximo mes de noviembre.

La estatal petrolera detalló que evaluó diversas propuestas para el suministro de cargamentos de petróleo crudo ligero, de acuerdo con los parámetros establecidos por Pemex Transformación Industrial para que éstos contengan la calidad necesaria para el proceso del sistema nacional de refinación.

Actualmente se está en el proceso de firmar los contratos correspondientes. Los detalles de la asignación serán dados a conocer una vez concluido dicho procedimiento ejecutado por la filial comercial de la petrolera, Petróleos Mexicanos Internacional (PMI).

“Esta decisión forma parte de la estrategia para mejorar la dieta de petróleo que se utiliza en el Sistema Nacional de Refinación, lo que permitirá obtener productos destilados de mayor valor económico como gasolinas y diésel”, aseguró Pemex.

A finales de septiembre, el director general de Pemex, Carlos Treviño Medina, explicó que en lo que respecta al cierre de año operativo —particularmente en producción de petróleo crudo— la invasión de agua en el proyecto Xanab del Litoral de Tabasco provocará que los indicadores de extracción de hidrocarburos queden muy por debajo de la meta establecida, de 1.915 millones de barriles diarios de crudo.

Por lo tanto, para cumplir con los planes de procesamiento del sistema nacional de refinación se importaría crudo ligero de la Costa del Golfo estadounidense, muy probablemente vía el Pacífico.

“No será un intercambio, será la compra completa”, detalló. Esta transacción es legamente posible en Estados Unidos –donde está prohibido exportar crudo– luego de que hace dos años se acordaron intercambios de crudo pesado proveniente de México para las refinerías del Golfo estadounidense, por crudos ligeros para la refinación mexicana.

El director general de la estatal explicó entonces que la importación de crudo se realiza para complementar las necesidades de tres refinerías que por el momento no cuentan con catalizadores, lo que impide la refinación de aceites pesados y obliga a que se lleve a cabo esta adquisición de aceite ligero que los yacimientos nacionales no logran producir.

Sin embargo, los primeros días de octubre Pemex informó que debido a que los participantes no estaban en condiciones para atender el suministro, Pemex declaró desierto un concurso internacional por 350,000 barriles de crudo ligero de importación.

Previamente se había anunciado que el crudo se recibiría entre el 20 y el 22 de octubre en Veracruz, en la refinería de Salina Cruz.

[email protected]