Petróleos Mexicanos (Pemex) es la contingencia fiscal más grande del gobierno mexicano, reconoce el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, a unas horas de que se entregó al Congreso el Paquete Económico para el 2021, en el cual se propone un presupuesto total de 686,356 millones de pesos para la petrolera.

En entrevista con El Economista, el funcionario explica que el riesgo del gobierno federal y el de Pemex están estrechamente vinculados.“Tenemos claro que Pemex enfrenta retos muy importantes. Ha tenido bajas en su calificación. Esto implica un encarecimiento de su financiamiento”.

Yorio se dice consciente de que “el riesgo sigue ahí e incluye contingencias como el que vimos relacionado con la volatilidad de los precios desatada por el Covid”, en donde el precio llegó a ser menor a cero.

Asegura que se ha reducido la carga fiscal de Pemex. De hecho existe mucha comunicación con la empresa para identificar la mejor manera de apoyarla. En este punto, recordó que se han realizado tres capitalizaciones, ya que “Pemex sigue siendo un activo muy valioso”.

“Comparado con sus pares en la región, tiene buenos niveles de rentabilidad. Lo que le quita rentabilidad es la carga fiscal, que la hemos venido reduciendo, el famoso derecho de utilidad compartida”, insiste.

Otra cosa que le pega es el alto nivel de endeudamiento. “Los grandes retos son la reducción de la carga fiscal y el manejo de la deuda de Pemex”, resume.

Por ello, en la Secretaría de Hacienda se busca la forma de cómo reducir la carga fiscal.

“Tenemos claro que no lo podemos hacer de golpe por la dependencia de los ingresos petroleros. Pemex provee de recursos al gobierno y es un negocio relativamente rentable. El precio de extracción es de 14 dólares en promedio. Se vende entre 39 y 40.

“El Ebitda es positivo estamos en comunicación con los inversionistas y con la empresa”, precisa Yorio.

En la iniciativa de Ley de Ingresos se prevé que los ingresos petroleros sean de 936,765 millones de pesos, que representan 16.9% de los ingresos totales del gobierno. Este cálculo se realizó considerando un precio promedio de 42.12 dólares por barril  y una plataforma de producción de 1.857 millones de barriles diarios, cifras que de acuerdo con Hacienda “considera el nuevo entorno de demanda y precios, asi como el renovado énfasis en la eficiencia de la producción”.

lmgonzalez@eleconomista.com.mx