Petróleos Mexicanos (Pemex) deberá someterse a las reglas de contenido nacional acordadas por las secretarías de Energía y de Economía para los contratos de exploración y extracción petrolera del nuevo régimen, por lo que sus 112 asignaciones deberán tener un mínimo de 38% en campos convencionales, y 35% en no convencionales al 2025; mientras que, en aguas profundas, deberá llegar a 10% en el periodo de producción, según aprobó la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

Para ello, se partió del análisis de las contrataciones de la estatal en que se llegaba a 15% de contenido nacional en exploración en aguas someras, mientras que en extracción fue de 17% hasta el 2015; en campos terrestres, estos mismos rangos fueron de 26 y 27%, mientras que en Chicontepec, de 27% en exploración, y 24% en extracción. Para las proyecciones en aguas profundas, donde sólo hay exploración, en el 2015 se estimó 3%, con planes de llegar a 8% en el 2016, explicó la CNH.

La nueva propuesta, obligatoria también para los contratistas de la Ronda Uno, contempla que en campos terrestres convencionales se partirá de un mínimo de 26% en el periodo de exploración y 27%, en extracción, con un incremento anual a tasa constante hasta llegar a 38% en el 2025 en ambas actividades. En lo que se refiere a campos no convencionales de shale o Chicontepec, principalmente se arrancará en 25% en el 2015 hasta llegar a 35% en el 2025.

En aguas someras, se partirá de 15% en la exploración, pero deberá aumentar a 25% en el primer año de extracción hasta llegar a 35% en el 2025; finalmente, en aguas profundas, los primeros cuatro años tendrán 3% de este contenido en exploración, pero aumentará a 6% en los siguientes tres años y a 8% en un trienio adicional, para que en el periodo de desarrollo arranque con al menos 4%, que debe aumentar a tasa constante hasta 10% en el 2025.

Definición, registro y oportunidades

El contenido nacional quedó definido en la Ley de Hidrocarburos y en el acuerdo que estableció su medición en el 2014, como el porcentaje que representa el valor en pesos de los bienes, servicios, mano de obra, capacitación, transferencia de tecnología e infraestructura física local y regional. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Petroleros AC (AMESPAC), las áreas de oportunidad para la industria mexicana están en el número de ingenieros nacionales que participan en los proyectos, la inversión física del proyecto, las patentes que desarrollan las empresas nacionales y servicios alternos como el transporte de productos y provisiones de servicios complementarios a las actividades petroleras.

A partir de febrero del 2015, la Secretaría de Economía puso a disposición de las empresas interesadas un Registro de Proveedores, que es una herramienta para que éstos se den a conocer. Sin embargo, hasta el momento cuenta con sólo 53 inscritos, de los cuales, 36 pertenecen a la industria de extracción y producción petrolera; en tanto, el resto, al rubro eléctrico, aunque la inscripción en este registro no es una condición para ofrecer servicios en el país.

kgarcia@eleconomista.com.mx