Petróleos Mexicanos (Pemex) vive una situación financieramente insostenible con subejercicios que superan 25% de la asignación presupuestaria en todas sus filiales excepto Exploración y Producción, explicó el investigador de la Universidad de Texas, Jorge Piñón, quien asegura que jamás habrá una apertura exitosa del sector energético nacional sin que antes se realice una reforma profunda al interior de la paraestatal.

El año pasado, por ejemplo, Pemex recibió un presupuesto de 307,078 millones de pesos pero, por razones ligadas principalmente a la ineficiencia operativa de algunas subsidiarias, se ejercieron sólo 267,922 millones de pesos, 12.8% menos de lo aprobado originalmente y 0.9% menos de lo ejercido en el 2010, con base en el Reporte Anual que la paraestatal entregó al Legislativo.

Antes de pensar en cualquier asociación, se tienen que limpiar las finanzas, como los subejercicios o gastos injustificados al interior de Pemex , expresó Piñón.

En la dinámica financiera actual, Pemex Exploración y Producción cubre las fallas operativas y financieras del resto de la compañía; el año pasado, la filial recibió un presupuesto de 261,000 millones del cual ejerció 236,000 millones, más de 90% del mismo.

Sin embargo, el resto de las subsidiarias subejercieron más de 25% de lo que se les asignó: Refinación dejó de invertir 29% de los 35,540 millones asignados; Gas y Petroquímica Básica, casi 38% de los 4,800 millones asignados; Petroquímica, 29% de 3,852 millones de pesos asignados, y el Corporativo de Pemex dejó de invertir 60% de los 1,785 millones de pesos que se le asignaron en el 2011.

RIESGO DE QUIEBRA, LATENTE

Pemex corre el riesgo de quebrar si no comienza a comportarse como una compañía privada en la que, si se tienen demasiados empleados, lo sentimos mucho. Es momento de pensar en la supervivencia de la empresa y reducir los gastos en este sentido. Si hay que cerrar subsidiarias, hay que cerrar subsidiarias , aseveró Jorge Piñón.

Según el experto, la paraestatal necesita una dinámica que le permita ganar mucho más a como dé lugar y con los recursos que por ley ya puede explotar. De esa manera, dijo, se le cobrarían más impuestos, sin hacer excepciones, lo que beneficiaría mucho más a las finanzas públicas que la situación actual.

kgarcia@eleconomista.com.mx