Acapulco, Gro. El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Carlos Treviño Medina, aseguró que la estatal cerrará el año con un balance financiero negativo cercano a los 49,000 millones de pesos, monto menor a la pérdida estimada de 79,000 millones proyectada para este año y una mejoría en relación con el saldo negativo de 147,000 millones de pesos del año pasado.

Al concluir su participación en el XIII Congreso Mexicano del Petróleo, explicó que en lo que respecta al cierre de año operativo —particularmente en producción de petróleo crudo— la invasión de agua en el proyecto Xanab del Litoral de Tabasco provocará que los indicadores de extracción de hidrocarburos queden muy por debajo de la meta establecida, de 1.915 millones de barriles diarios de crudo.

Por lo tanto, para cumplir con los planes de procesamiento del sistema nacional de refinación se importará durante octubre un volumen cercano a 100,000 barriles diarios de la Costa del Golfo estadounidense, muy probablemente vía el Pacífico.

“No será un intercambio, será la compra completa”, detalló, “hemos corrido pruebas con distintos tipos y veremos el que mejor se ajusta a las necesidades técnicas, con el apoyo y la gran experiencia como trader de PMI”, dijo.

En lo que respecta a transformación industrial, el director general de la estatal explicó que la importación de crudo se realiza para complementar las necesidades de tres refinerías que por el momento no cuentan con catalizadores, lo que impide la refinación de aceites pesados y obliga a que se lleve a cabo esta adquisición de aceite ligero que los yacimientos nacionales no logran producir.

Madero, detenida

Además, el centro refinador de Madero, en Tamaulipas, continúa parado totalmente, luego de que entró en pruebas operativas a inicios de año, tras el mantenimiento mayor que provocó su cierre durante el tercer trimestre del año pasado.

“En el proyecto de mantenimiento, el gerente responsable (que ya no trabaja con nosotros) no incluyó la reparación de un equipo que impide el funcionamiento del resto de los equipos. Mientras hablamos se lleva a cabo esta reparación que tuvo un costo adicional y que terminará en octubre”, dijo Treviño Medina.

Sin embargo, el proceso normal de la refinería, que será de alrededor de 130,000 barriles diarios, no se alcanzará en varios meses, sino que arrancará con mucho menos volumen de crudo e irá regularizándose durante el 2019.

Aunado a los mantenimientos que siguen ejecutándose en la refinería de Minatitlán, en Veracruz, el proceso de crudo al mes de agosto se ubicó en 669,608 barriles diarios, con lo que la utilización del sistema completo compuesto por seis centros transformadores se usó a 41% de su capacidad.

Huachicol, sin freno

Treviño Medina, quien concluye su gestión en la petrolera nacional mexicana el 1 de diciembre de 2018 con el cambio de administración, reveló también que según las estimaciones de la empresa las pérdidas por robo de combustible a los ductos de transporte ascenderán a alrededor de 30,000 millones de pesos al cierre de año, un monto similar al que se estimó en el 2017.

Sin embargo, los reportes de denuncias de tomas clandestinas al mes de julio indican que el crimen organizado ha realizado 8,742 perforaciones, lo que implica un incremento de 72% en comparación con las denuncias de estos ilícitos en el 2017.

Depende de buena selección

Licitaciones de pozos de AMLO, viables: Grupo Diavaz

Las licitaciones para perforación de pozos petroleros anunciadas por el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador para el mes de diciembre resultarán posibles y productivas siempre y cuando se lleve a cabo una buena selección de las áreas por seleccionar, aseguró Alfredo Bejos Checa, CEO de Grupo Diavaz, empresa mexicana dispuesta a participar en este modelo de negocios.

En entrevista al concluir su participación en el XIII Congreso Mexicano del Petróleo, el empresario aseguró que, como prestadores de servicios durante décadas en la industria petrolera mexicana, esperan que exista una mejor selección de los campos a perforar que la que se realizó hace casi una década en Chicontepec, donde se ejecutaron cientos de pozos y se invirtieron varios millones de dólares sin éxito.

Según él, la prospectividad puede estar en campos terrestres de la región norte del país, como los estados de Nuevo León y Tamaulipas, aunque ello será una definición de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía.

“Sí podemos interesarnos y participar, por supuesto, aunque a estas alturas y después de lo que hemos vivido en las rondas, estamos mucho más interesados en el manejo integral de los campos”, reconoció.

Por lo pronto, espera que antes de que concluya el año se lleve a cabo su segunda migración de un contrato del viejo régimen a producción compartida o licencia en el campo Miquetla, donde es socio de Pemex. Asimismo, espera la aprobación del plan de desarrollo por parte de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) para el campo Ébano, que fue su primer contrato en asociación con Pemex producto de una migración. (Karol García/enviada)

[email protected]