El director de Pemex Transformación Industrial, Carlos Murrieta Cummings, adelantó que para 2023, la empresa productiva del Estado cederá 30 % del mercado de turbosina, derivado de la apertura de la reforma energética.

“Nuestro objetivo es mantener una participación mínima de mercado de 70 por ciento. Estamos analizando las rutas, alternativas, alianzas, donde falta infraestructura, es algo similar que estamos haciendo con petrolíferos”, dijo.

Como parte de la estrategia, comentó, buscarán alianzas con integradores para competir en los mercados más relevantes de turbosina, y desarrollar capacidades comerciales para la venta directa a clientes finales como aerolíneas o grupos aeroportuarios.

Entrevistado en el foro “La Reforma Energética y los Combustibles de Aviación”, refirió que actualmente posee 99 % del mercado, y lo que se busca es contar con más competencia.

Murrieta Cummings también anunció que para este año, la producción de turbosina por parte de la empresa registrará un alza de 30 por ciento.

Explicó que este incremento se registrará debido a que aumentaron los niveles de producción en las refinerías tras realizar un proceso de mantenimiento que requirió una inversión de casi 10,000 millones de pesos.

“2017 fue un año de baja producción de turbosina y 2018 será mayor porque ya subimos los niveles de proceso de las refinerías de manera rentable. Antes las operábamos pero no necesariamente ganaban dinero”, indicó.

El año pasado, recordó, algunas refinerías como la de Madero y Minatitlán, dejaron de producir debido a que el margen de ganancia era negativo pero tras realizar algunas acciones correctivas comenzaron a operar nuevamente, lo que abonará al alza en producción de turbosina.

Tan solo de 2010 a 2017, la tasa media de crecimiento en la producción fue de menos 3.1 por ciento, esto por el mantenimiento en las refinerías y a la optimización diésel-turbosina.