El director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, destacó que desde 2004, cuando la Empresa Productiva del Estado alcanzó su máximo histórico de producción, ésta ha ido continuamente a la baja.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional destacó que en octubre de 2004 se alcanzó la producción histórica más alta, con tres millones 451,000 barriles, y en 14 años la producción ha caído un millón 825,000 barriles o 53%, para ubicarse en un millón 626,000 en enero de este año.

De igual forma, comentó que de enero de 2018 a igual mes de 2019 la producción se redujo en alrededor de 300,000 barriles diarios, al pasar de un millón 928,000 a un millón 626,000 barriles diarios, por lo que la actual administración ha realizado diversas acciones para evitar que siguiera cayendo.

Entre estas acciones destaca la atención inmediata a problemas operativos, disminuir el tiempo en el restablecimiento de los pozos y la producción temprana de nuevos campos terrestres, por mencionar algunas, lo cual permitió que hubiera un ligero repunte en febrero, a un millón 706,000 barriles.

Romero Oropeza destacó que, de haber seguido con la tendencia que se tenía desde 2004, y principalmente desde enero del año anterior, hoy Pemex estaría produciendo alrededor de un millón 550,000 barriles diarios.

Sin embargo, en mayo de este año se produjeron un millón 663,000 barriles diarios, y aunque esto significa “un bache”, se debió a problemas como baja presión en la red de bombeo neumático, a 15 fallas casi simultáneas de bombas electro centrífugas, que ayudaban a sacar el crudo de los campos maduros y a problemas en un turbogenerador.

Por lo que en junio de este año ya se tiene un repunte nuevamente en la producción, al quedar resueltos todos estos problemas, y se registra la generación de un millón 680,000 barriles diarios, con una tendencia que apunta a crecer.

Esta tendencia de crecimiento, dijo Oropeza, se basa en que, en julio y agosto de este año, adicionalmente a las tareas de mantenimiento, van a entrar en funcionamiento el pozo Xikin 22, Xanab 600, el Ayatsil 292, 177 y 185, el Zaap 46 y el Maloob 239.

En ese sentido, no descartó que exista otro “bache” alrededor de septiembre, porque va a ser la libranza del barco exportador de crudo conocido como “El señor de los mares”, al cual se le tiene que dar mantenimiento, por lo que no podrá recibir casi 150,000 barriles diarios, entonces se va a tener que parar su producción, como ocurre cada año.

Mientras que en el último bimestre de 2019 se tendrán en operación al menos 10 pozos adicionales, como Xikin 32 y 35, Xanab 92, Octli 2, Teekit 45, Cahua 2, Maluch 10, Ek 37, Ayatsil 151 y 11, entre otros, por lo que se estima que al cierre de diciembre la producción llegue a un millón 829,000 barriles diarios.

Por su parte, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que se tendrá la producción necesaria para convertir esa materia prima en gasolinas y Diésel, a fin de que a mediano plazo se dejen de comprar en el extranjero.

erp