Para llegar a una capacidad de 900,000 barriles diarios de proceso de crudo en las refinerías de Petróleos Mexicanos (Pemex), el gobierno pretende bajar el volumen de exportaciones petroleras y ajustar los ingresos de esta actividad al reducir también las importaciones de gasolinas, descartando completamente las importaciones de petróleo más no los intercambios con otros países.

Así lo detalló Miguel Ángel Maciel Torres, subsecretario de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía, en entrevista durante el Congreso Internacional de Gas LP 2019, para quien el primer paso será estabilizar al alza la producción petrolera: con la perforación de 400 pozos, que son el doble de lo que se realizó este año, en 2020.

Con ello, se superarán los 1.8 millones de barriles de extracción por día al finalizar este año, y el volumen continuará en ascenso, explicó.

La exportación de crudo hoy ronda los 1.1 millones de barriles por día, pero según la visión de la presente administración "la podemos ir bajando, a 800,000 por ejemplo", dijo Maciel Torres.

"Vamos a ir recuperando los ingresos que se obtienen por exportar crudo al ahorrar el costo de las importaciones de gasolinas, porque vamos a producir más", aseveró.

Además, con una inversión de 12,500 millones de pesos, se rehabilitarán las seis refinerías con refacciones de grandes plantas que comenzaron a llegar en septiembre. Así, incrementará gradualmente la utilización de la capacidad de proceso, desde 55% al cerrar este año, hasta 90% al final de la administración.

En 2022 entrará en funciones la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, y se añadirán 340,000 barriles diarios en la capacidad de proceso de crudo en el país.

Entonces, se definirá la dieta o necesidades de calidad de crudo del sistema, que hoy es en promedio de 30 grados API o calidad intermedia, según el funcionario.

"Con una producción de crudo de 1.8 millones de barriles en ascenso, vamos a ir cambiando las participaciones. También vamos a bajar la fuerte dependencia a la que hemos llegado en combustibles extranjeros. Ése es el objetivo", aseguró el subsecretario.

Aunque la actual administración descarta completamente la importación de crudo, mantiene la posibilidad de llevar a cabo swaps o intercambios del mismo volumen pero diferentes calidades de petróleo con otros países conforme se estabilicen la producción petrolera y elaboración de combustibles.

"El swapeo es una práctica que ya se ha hecho en México. Si es necesario, se lo explicaremos al presidente, porque su instrucción es no importar petróleo", dijo.

Por lo pronto, el funcionario aseguró que en lo que va del 2019 no se han repetido las importaciones de crudo que se llevaron a cabo a finales del 2018.

Revocación de permisos

Además, el subsecretario de Hidrocarburos explicó que la mitad de los permisos de exportación e importación de petrolíferos que ha otorgado la Comisión Reguladora de Energía (CRE) no se han utilizado, por lo que el gobierno lleva a cabo una revisión de los casos para su posible revocación.

El único requisito para que se otorgue un permiso es contar con los registros de personalidad jurídica y la solvencia económica. Por tanto, no se investiga si existen las capacidades para operar con esos permisos, tales como clientes, demanda, infraestructura, etcétera, y eso permite que haya una distorsión entre el número de permisos y las actividades del sector, generando costos administrativos innecesarios.

 

 

[email protected]