Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció este miércoles una operación de pago y refinanciamiento de su deuda, que incluye un monto equivalente a 5,000 millones de dólares que provendrá de una capitalización del gobierno federal destinada a una reducción del saldo de la deuda de la empresa.

La operación está estructurada en tres segmentos: en primer término, el gobierno mexicano realizará una inyección de capital a Pemex equivalente a 5,000 millones de dólares. Estos recursos se utilizarán para el prepago de los bonos de la parte corta de la curva con vencimientos entre los años 2020 y 2023.

Además, se realizará una nueva emisión a plazos de siete, 10 y 30 años que se utilizará para el refinanciamiento de deuda de corto plazo. Y finalmente, un intercambio de bonos para proporcionar apoyo adicional a los vencimientos de la parte corta, intermedia y larga de la curva, con el fin de suavizar el perfil de vencimientos.

Los recursos provenientes de esta operación se utilizarán para asegurar a Pemex una reducción en el saldo de su deuda, una mejora en sus indicadores de liquidez, reducir los vencimientos a corto plazo y generar ahorros en los intereses pagados por la empresa; lo anterior, encaminado a fortalecer la posición financiera de Pemex, en línea con lo establecido en su plan de negocios, según la empresa.

Se anticipa que esta operación cuente con la participación de inversionistas de Estados Unidos, Europa, Asia y México. Los agentes colocadores de este instrumento son Goldman Sachs, J.P. Morgan, Citi, HSBC, Mizuho, Crédit Agricole y Bank of America.

“En línea con el objetivo de fortalecer las finanzas de la empresa y bajo el principio de endeudamiento neto de cero en términos reales, se anuncia el día de hoy la siguiente operación en los mercados internacionales de deuda”, detalló la empresa en un comunicado.

El subsecretario de Energía, de la Secretaría de Energía, Alberto Montoya, explicó tras su participación en un foro del Senado que la operación forma parte de las actividades de la petrolera conforme a su necesidad constante de mejorar las condiciones de financiamiento.

El funcionario detalló que en lo que respecta a proyectos de inversión de la empresa, durante el próximo año contará con el respaldo de la Secretaría de Energía particularmente para la construcción de la refinería de Dos Bocas.

Para la obra más grande que ejecutará la petrolera estatal durante la presente administración, con una capacidad de 340,000 barriles diarios y un costo estimado de 8,000 millones de dólares, “el calendario de ejecución requiere ciertos montos en determinadas fases del proceso de construcción, ahora viene la compra de adquisiciones de grandes equipos que se tienen que mandar a hacer”, explicó Montoya.

Cabe recordar que, en mayo pasado, Pemex contrató de igual manera el refinanciamiento de 2,500 millones de dólares sobre su deuda además de la renovación de dos líneas de crédito revolventes por 5,500 millones de dólares adicionales para ampliarlas de tres a cinco por cinco años con una reducción en las tasas de interés.

“No estamos contratando deuda adicional para Pemex, por el contrario, estamos mejorando las condiciones financieras de lo que ya se debía, logrando mejores condiciones tanto en plazos como tasas”, explicó entonces el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza.

Aquella operación se realizó gracias a que la administración pasada de la estatal había dejado firmada esta línea de crédito de 8,000 millones de dólares, que renovaron para ampliar el plazo y mejorar las tasas. Los bancos HSBC, Mizuho y J.P. Morgan firmaron estos compromisos de créditos que quedan a disposición de la empresa, misma que con una deuda de más de 103,000 millones de dólares es considerada la petrolera más endeudada del mundo. En lo que va del año, Pemex no ha emitido deuda nueva, conforme lo ha estipulado el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Nueva jugada

  • En mayo pasado, Pemex contrató el refinanciamiento de 2,500 millones de dólares sobre su deuda.
  • Además, logró la renovación de dos líneas de crédito revolventes por 5,500 millones de dólares adicionales para ampliarlas de tres a cinco por cinco años.
  • Este mes, la estatal anunció que prepagará bonos con vencimiento a corto plazo, hará nuevas emisiones de mediano y largo plazo e intercambiará otros de largo plazo.

Comportamiento de bonos, mixto

Inversores, con dudas por inyección de recursos a Pemex

Los bonos de Petróleos Mexicanos (Pemex) colocados en el mercado internacional registraron movimientos mixtos con el anuncio de la inyección de recursos por 5,000 millones de dólares que recibirá la petrolera mexicana para refinanciar su deuda.

Los títulos de deuda con vencimiento al 2029, emitidos en Luxemburgo, finalizaron este miércoles con una apreciación de 0.84% a 90.816 dólares desde el previo de 89.912 dólares. Mientras que los registrados en la Nueva York con plazo al 2020 tuvieron una ligera baja de 0.93% y el de vigencia al 2048 reportaron un alza de 1 por ciento.

El director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco, Jorge Gordillo, dijo que los bonos que cotizan en el extranjero de la empresa no tuvieron grandes variaciones en las negociaciones porque la capitalización anunciada por la mañana ya se contemplaba dentro del Plan de Negocios 2019-2023 que presentó en julio pasado.

“La reacción más importante en el comportamiento de los bonos fue previo a la presentación del plan de negocio de Pemex, en donde especificó los apoyos que se están anunciando”, expuso.

Pemex anunció que usará los 5,000 millones de dólares para pagar los bonos con vencimientos entre 2020 y 2023. Adicionalmente, hará nuevas emisiones de deuda a plazos de siete, 10 y 30 años destinados a refinanciar sus pasivos con costo de corto plazo. A junio pasado, la deuda financiera de la petrolera mexicana ascendió a 104,386 millones de dólares.

“Van a aprovechar los recursos del gobierno para refinanciarse a más largo plazo y generar menos presión con las calificadoras que han comentado que Pemex no tiene la capacidad de pago en el corto plazo”. (Judith Santiago)

[email protected]