Sólo 15 de los 32 estados de la República mostraron crecimiento en el valor de la construcción durante el año pasado, luego de la debacle que sufrieron en el 2009, como consecuencia de la crisis financiera, periodo durante el cual fueron 13 las entidades que mostraron avances.

Así, en conjunto, las urbes con números positivos representaron 54.2% del valor de este sector en México durante el 2010.

De acuerdo con el Compendio Económico Mexicano de la Industria de la Construcción elaborado por la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Colima fue el que más creció en el 2010, en cuanto a avances se refiere en el valor bruto de la construcción estatal, con 78.4 puntos positivos, para sumar un total de 2,402 millones de pesos, aunque cabe destacar que la entidad venía de un crecimiento de 20% en el 2009.

A esta entidad le sigue Tlaxcala -cuyas construcciones tienen el menor valor a nivel nacional-, al incrementar esta medida en 43.5% y viniendo de un decrecimiento de 18.3%; enseguida apareció Jalisco con un crecimiento de 43.5%, Chiapas con 32.6% y Estado de México con una variación de 21.5% con respecto al 2009.

LOS PEOR CIMENTADOS

Fondeando la tabla se encontró Nayarit, el cual sorprendió con un decrecimiento de 37.1% después de haber registrado un crecimiento de 4.1% el año antepasado, mientras que en el mismo orden de devaluación pronunciada, Quintana Roo destacó como el segundo peor, con una caída pronunciada de 37 puntos, la cual se suma a la debacle de 36.1% que tuvo en el 2009.

Luis García Chowell, gerente técnico del Instituto Mexicano del Cemento y del Concreto (IMCC) explicó a El Economista que para valorar la construcción de cada estado, en primera instancia se toma en cuenta la inversión que este sector ha captado y después el análisis del costo-beneficio de las grandes obras que tengan un impacto directo en el desarrollo de la zona, con más y mejor infraestructura para la industria y la población en general.

INCIDE EL GIRO DE CONSTRUCTORAS HACIA CASAS DE MENOR VALOR

Al ser consultado por El Economista, Francisco Chávez Martínez, analista senior de BBVA Bancomer y analista de mercado para grupo ARA, apuntó que el sector de la vivienda residencial incidió de manera muy importante en la valoración de la construcción y con base en esto, el incremento en la incentivación de la construcción de vivienda para trabajadores de menos de cuatro salarios mínimos en el país, ha afectado con sus bajos costos esta medición.

Las constructoras residenciales están pasando de hacer casas que costaban 350,000 a 450,000 pesos, a viviendas en 280,000 y 350,000 pesos como valor de construcción, lo que puede explicar una caída en la valuación del conjunto , afirmó.

El especialista aseveró que tras la crisis hipotecaria del 2009, el sector de la vivienda residencial media y alta, que contribuyen de manera importante, ha tardado en reactivarse.

[email protected]