Diputados de los partidos Revolucionario Institucional, Acción Nacional y de la Revolución Democrática externaron su disposición a debatir sobre la reforma energética, pero coincidieron en que esperarán la propuesta formal que envíe al Congreso de la Unión el próximo gobierno federal.

Ante el anuncio de Luis Videgaray Caso, coordinador del equipo de transición del presidente electo, Enrique Peña Nieto, de que el próximo gobierno presentará la reforma energética en 2013, el vicecoordinador de la bancada del PRI, Manuel Añorve Baños, dijo que se analizará a detalle las propuestas que se den en torno al tema.

Consideró que el país necesita de una reforma energética completa, sin embargo, dijo, en la discusión tendría que valorarse la experiencia de la empresa brasileña Petrobras en el ramo, ya que es un modelo de exigencia y eficacia , no sólo en su país, sino a nivel mundial.

En entrevista, aclaró que no quisiera adelantar vísperas ya que necesitamos tenerla en propia mano, aterrizarla con un objetivo y seguramente como ya lo señaló Luis Videgaray, llegará en 2013 .

Por separado, el subcoordinador de Política Económica de la fracción parlamentaria del PAN, Ricardo Anaya Cortés, expuso que sin adelantar la postura del partido existen dos grandes temas que están sobre la mesa de discusión, la exploración y explotación en aguas profundas y la obtención del gas de lutitas.

Refirió que hablar de reforma energética es muy genérico, ya que abarca una gran cantidad de temas que tienen que ser analizados, por lo que su fracción esperará a tener la propuesta para medir los alcances de los cambios.

Por su parte, el coordinador de la fracción parlamentaria de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal Ávila consideró que el anuncio hecho por Luis Videgaray es el aviso de la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Estimó que la paraestatal puede modernizarse para que deje de ser la ubre fiscal del gobierno federal y se incremente la inversión en la empresa, la construcción de refinerías para producir gasolinas baratas y darle valor agregado al crudo y refinar más derivados en lugar de comprarlos .

También, prosiguió, se debe terminar con el contratismo, combatir a fondo la ordeña de ductos y se luche contra la corrupción que representa la pérdida de más de 120,000 millones de pesos.

A su vez, el diputado perredista Martí Batres Guadarrama consideró necesaria una reforma energética sin privatizar Pemex, para garantizar un mayor crecimiento económico del país, que invierta los recursos de los excedentes petroleros en la producción de gasolina y de otros derivados del petróleo con valor agregado.

mac