La participación de las mujeres en puestos de alta dirección y consejos de administración en el sector turístico es necesaria, en principio, por una cuestión de negocio y está fundamentada en la creciente preparación profesional que se está generando, afirmó la directora de Vinculación y Responsabilidad Social de GINgroup, Beatriz Gasca.

“Si 80% de las decisiones de compra del país las toman las mujeres, es un poco irónico que no las tengamos en los altos puestos de empresas relacionadas con producto y servicios, lo cual ayudaría a estar en una constante retroalimentación sobre lo que sí comprarían o no. Además, debemos entender que los equipos de trabajo diversos son más exitosos y eficientes”, comentó.

En la conferencia magistral que ofreció a empresarias turísticas, dijo que se tiene la estimación de que en México en los consejos de administración solamente 5% de los puestos están ocupados por mujeres y que únicamente 21% de las compañías a nivel mundial tienen a una mujer en el más alto puesto.

Con algunas semanas de haber asumido el cargo en GINgroup, Gasca cuenta con una experiencia de más de 15 años de colaboración en altos cargos administrativos, entre ellos una aerolínea, en donde logró, por ejemplo, que se creara una sala de lactancia, “tan importante para el ambiente laboral de una organización”, luego de hacer directamente la propuesta a algunos de sus consejeros. En su labor de sensibilización sobre la importancia de equidad de género, también le tocó participar en la organización de un primer vuelo con tripulación totalmente femenina.

“Fue una gran experiencia. Pedí que cuando llegaran a su destino se tomaran una selfie, la cual subimos a las redes sociales y resultó que fue la de más likes, retuits y shares tuvo en la historia de la compañía. Fue uno de los momentos cuando se refuerza que se trata de un tema de negocio, de algo que le da poder a tu marca y hace que la gente hable más de ti”, comentó.

Acción, la clave

La ejecutiva, que se manifestó abiertamente feminista, dejó en claro que la acción es la clave para lograr el empoderamiento de la mujer, porque es la única manera de hacer tangible el tema de la equidad.

“Hay que construir la conversación creativa y empática sobre el tema. Si no aplicamos desde nuestras trincheras nuestro poder, nuestro conocimiento y convicción, no se vale quejarse después. Es el momento de hacer que cambien las cosas, de manera respetuosa y atendiendo los saberes de cada persona”, agregó Beatriz Gasca.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx