México participó con 13.1% del total de importaciones de productos al mercado de Estados Unidos en agosto, su menor nivel en los últimos 15 meses, informó este martes la Oficina del Censo.

Se trata de la menor porción desde que en mayo de 2020 esa cuota de mercado se desplomó a 9.1% por el cierre masivo de fábricas obligado por la pandemia de Covid-19.

Las exportaciones mexicanas a ese destino en agosto fueron de 32,088 millones de dólares, lo que representó un alza interanual de 7.8 por ciento.

Si bien México se colocó como el segundo socio comercial de Estados Unidos en ese mes, por debajo de Canadá, se mantuvo como su primer socio en el acumulado de enero a agosto de 2021.

Entre los factores que han afectado a las exportaciones mexicanas está la carestía de chips semiconductores, sobre todo para la industria automotriz, y los bloqueos en las vías ferroviarias que han reducido la capacidad logística de México, además de otros desafíos globales como el encarecimiento del transporte internacional y la insuficiencia de contenedores ligada a una reducción del personal en los puertos debido a la pandemia.

Las importaciones de mercancías a Estados Unidos desde todos los orígenes del mundo sumaron 245,819 millones de dólares en agosto del año actual, un crecimiento de 20.9% anual.

Mientras que los embarques de China en esa dirección subieron 5.4%, a 42,997 millones de dólares; los envíos de Canadá avanzaron 30.8%, a 31,069 millones. En agosto, la participación de México en el total del comercio exterior de Estados Unidos (exportaciones más importaciones) fue de 14.3%, la más baja en los últimos ocho meses.

Esa rebanada estuvo superada por la correspondiente a Canadá (14.4%) y superior en comparación con la de China (13.8 por ciento).

De acuerdo con el Departamento de Estado, las relaciones de Estados Unidos con México son sólidas y vitales. Los países comparten una frontera de más de 3,000 kilómetros con 55 puertos de entrada terrestres activos.

Asimismo, las relaciones entre los dos tienen un impacto directo en la vida y los medios de subsistencia de millones de estadounidenses, ya sea en el tema del comercio y el desarrollo económico, o del intercambio educativo, la seguridad ciudadana, el control de drogas, la migración, la trata de personas, el espíritu empresarial, la innovación, la protección del medio ambiente, el cambio climático o salud pública.

Por ello, el alcance de las relaciones entre Estados Unidos y México es amplio y va más allá de las relaciones diplomáticas y oficiales. Abarca amplios vínculos comerciales, culturales y educativos.

El comercio de bienes y servicios de Estados Unidos con México ascendió a un total estimado de 577,300 millones de dólares en 2020.

En cuanto a la coyuntura, los gobiernos de Estados Unidos y México han trabajado conjuntamente en cierta medida para combatir la pandemia y reducir los efectos económicos secundarios en ambos países.

En marzo de 2020, Estados Unidos, México y Canadá acordaron restringir los viajes no esenciales a través de las fronteras para evitar la propagación de Covid-19 y, al mismo tiempo, abordar los efectos económicos resultantes de la movilidad reducida a lo largo de la frontera compartida.

roberto.morales@eleconomista.mx