La industria automotriz prevé una disminución en la producción de vehículos y quizá menor dinamismo exportador durante enero, derivado del bloqueo que mantiene la CNTE desde hace 17 días en las vías de ferrocarril en Michoacán y Colima, así como del impacto negativo que provocan la huelga laboral y el cierre de maquiladoras en Tamaulipas.

Aunque se mantuvieron en espera de que se levantara el bloqueo de los maestros, el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís, lamentó que este problema haya limitado la logística de suministro de piezas, componentes y exportación de los autos, lo que se suma a otros eventos como el desabasto de gasolina y la huelga de Tamaulipas, que sin duda impactará en el comportamiento de la industria.

“Supongo que Matamoros, el desabasto de gasolina y el efecto de Michoacán tendrán algún impacto en la producción”, expresó Solís en entrevista posterior al Foro Automotive Logistics México.

Agregó que el sector considerado como el motor del crecimiento manufacturero de México y el mayor exportador depende de las vías de comunicación hacia Lázaro Cárdenas y Manzanillo; y en el caso de Matamoros, dependemos de empresas importantísimas proveedoras de la industria no sólo para México sino para Canadá y Estados Unidos.

El presidente de la AMIA reconoció que al enfrentarse este mes a diversos problemas, ya hubo afectaciones en un par de plantas, sin precisar qué empresas.

Armadoras como General Motors, Honda, KIA, Toyota, Mazda y Volkswagen exportan e importan vehículos por el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, con destino a Estados Unidos y los países de Asia; además del traslado de piezas y componentes. Hace un año, la industria automotriz se vio afectada por los bloqueos intermitentes de la Sección 18 de la CNTE durante tres semanas, lo que derivó en pérdidas por 350 millones de pesos en aquella ocasión. Ahora no se ha contabilizado el impacto, pero de mantenerse, algunas líneas de producción podrían parar.

La Canacintra reportó que empresas de autopartes comenzaron a reducir turnos y ajustar líneas de producción, a fin de no entrar en paro. Aunque, es un hecho, que, al cerrar este mes, el sector automotriz será uno de los más perjudicados al operar bajo el sistema de justo a tiempo, con el cual carecen de gran inventario para producir.

[email protected]