Grupo Telefónica firmó las ofertas de referencia de Altán Redes y con ello abrió la posibilidad de exploración de futuros negocios conjuntos entre Movistar y la Red Compartida, las marcas comerciales de ambas empresas.

En un escueto y poco explicado comunicado, Telefónica escribió que con el afán apoyar el despliegue de nueva infraestructura en México, fue que decidió rubricar las ofertas de referencia de Altán Redes para examinar “posibles esquemas de colaboración” con esa compañía, lo que, a decir de especialistas, es un indicativo de que los negocios que pudieran generarse también serían a dos vías

“La Red Compartida es uno de los principales proyectos que surgió de la reforma de telecomunicaciones y que busca mejorar el nivel de atención, calidad y precios en el sector de México (…) Movistar busca expandir por diversos mecanismos su cobertura a lo largo de la República Mexicana y así, seguir acercándose a los usuarios. La innovación colaborativa es un pilar fundamental para Movistar, por lo que este esfuerzo seguramente será de beneficio para la población mexicana”, dice el comunicado.

Sandra Rodríguez y Salomón Padilla, especialistas en telecomunicaciones en Jentel y SAC Abogados, recuerdan que Telefónica podría valorar la configuración de nuevos servicios inalámbricos fijos como Internet y/o telefonía de forma masiva, aunque Movistar ya ha ofrecido este tipo de productos en México sin tanto éxito.

Con esta firma de las ofertas de referencia, que también puede entenderse como un “memorándum de entendimiento” entre las dos empresas, se podría desarrollar un acuerdo de facturación mayorista, como el que conformaron años atrás Telmex y Dish al usuario final con los recibos de ese sistema de televisión de paga.

Si fuera el caso, Altán Redes podría identificar oportunidades de uso de infraestructura de Telefónica para ampliar la cobertura de su Red Compartida. Pero también es cierto que Movistar renta radiobases para sus antenas de transmisión y Telesites es uno de sus proveedores más importantes.

El anuncio de esta firma también puede ser un aviso de que Telefónica valorará la conveniencia o no de contratar a Altán Redes para dar cumplimiento a dos de sus tres obligaciones de cobertura impuestas en la licitación de espectro IFT-7 para la banda de 2.5 GHz y de la que Movistar resultó ganadora de dos bloques nacionales de 20 MHz que son más aptos para productos móviles

Altán Redes cuenta como insumo principal al espectro radioeléctrico en la banda de los 700 MHz, 90 MHz de frecuencias que pueden ayudar de manera más sencilla a Movistar a cumplir con las dos obligaciones de llegar con redes 3G/4G a las zonas más desatendidas de servicios de telecomunicaciones, particularmente de Guerrero, Chiapas y Oaxaca.

Lo anterior tendría lógica, debido a que tras la etapa de subastas de la Licitación IFT-7, la autoridad reguladora actualizó la información de que Movistar sólo cuenta con 4.51 MHz de espectro en una banda de cobertura como es la de 850 MHz, más 59 MHz en la banda de 1.9 GHz o PCS y los 40 MHz ganados en la de 2.5 GHz; las dos últimas, más aptas para transporte masivo de datos y con necesidad de más radiobases, que las que requiere el espectro de 700 MHz para avanzar más rápidamente con la cobertura. 

Telefónica Movistar tiene cuatro años para dar cumplimiento a dos obligaciones de cobertura derivadas de la IFT-7 y tres años para cumplir la tercera obligación: explotar su trozo de 2.5 GHz en servicios 4G y posteriores en las zonas más densamente pobladas de México.

erp