Si la actividad económica fue decepcionante en el 2011, lo cual repercutió en el empleo a nivel global, el endurecimiento de las medidas de ajuste en la zona euro en el arranque del 2012 anticipa que este año será aún más difícil, particularmente para Portugal, Irlanda, Grecia y España (PIGS por su sigla en inglés), donde los recortes al gasto amenazan cada vez más el bienestar en esas economías ya de por sí afectadas.

Es evidente que los casos más alarmantes en la afectación a los mercados laborales están en la Unión Europea; particularmente, en España, que tiene una tasa de desempleo superior a 23%, y se prevé que con las medidas restrictivas que ha adoptado ese país su tasa de desocupación llegue a 25% , explicó José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey.

No menos preocupante es el caso de Francia, que se ve afectada por una tasa de desempleo de 10%, al igual que Gran Bretaña e Italia, que tienen tasas de desempleo elevadas ante su mal desempeño económico y esa situación, al menos en el corto plazo, se mantendrá , añadió.

Asimismo, la reducción en el ritmo de expansión económica en China y Brasil pone en alerta a la configuración de escenarios económicos para el corto plazo.

Sin embargo, la recuperación en la economía de EU podría dar aliento a las economías emergentes y, en general, a la recuperación global.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, se proyecta que el desempleo urbano en el mundo se mantendrá en una tasa cercana de 6.8% en el 2012, de tal manera que el número de desempleados se mantendrá en torno de 15.7 millones de personas.

Ante tal escenario, la Organización Internacional del Trabajo busca impulsar, de manera coordinada, políticas públicas en las economías avanzadas y las emergentes en busca de frenar una nueva desaceleración económica mundial. Una de las medidas orientadas a alcanzar dicho objetivo es el fomentar la inversión, lo que traería aparejado un mayor empleo.

CÍRCULO VICIOSO?DEL DESEMPLEO Y LA ECONOMÍA

El empleo a nivel global tiene un desempeño disparejo. En Europa, España es el penúltimo del mundo en tasa de desempleo y los ajustes impuestos por organismos internacionales a ese gobierno podrían elevar aún más el paro en ese país.

En contraste, las economías emergentes muestran niveles que antes tuvieron otras regiones. En naciones petroleras como Qatar y Kuwait es notorio el uso de sus excedentes para el bienestar de la población.

El caso de México es digno de análisis, pues la informalidad es una válvula que libera presión al mercado laboral. Por tasa de desempleo, México se ubica entre Luxemburgo y Alemania, pero la metodolgía difiere con la de esos países.

Da clic para ver la infografía