La empresa Panasonic reveló hoy que espera registrar una de sus mayores pérdidas netas en su historia, calculadas en 780,000 millones de yenes (10,000 millones de dólares) en el años fiscal japonés que termina en marzo próximo.

La caída de las ventas de productos digitales y las interrupciones de su producción en las fábricas de ensamble que tiene en Tailandia por las severas inundaciones que golpearon a ese país del sudeste asiático el año pasado, provocaron este resultado adverso.

La cuarta productora de televisiones en el mundo se une a otro gigante de la electrónica japonesa Sony, que la víspera estimó pérdidas de 220,000 millones de yenes (2,900 millones de dólares) para el mismo periodo.

La revisión de las cifras a la baja se produjo luego que Panasonic tuvo que incluir los cargos de reestructuración en varias de sus divisiones realizadas en fecha reciente, después que en octubre había pronosticado una pérdida de 420,000 millones de yenes.

Panasonic que está en proceso de recortar 17,000 puestos de trabajo para finales de marzo también sufrió pérdidas por los problemas registrados en Sanyo, dedicada a producir baterías recargables y equipos de generación solar, que adquirió hace dos años.

El objetivo de la adquisición era que Panasonic se hiciera con tecnologías complementarias para poder afrontar con mayores garantías el futuro del sector, que pasa por la diversificación de los productos.

Fumio Ohtsubo, el presidente del mayor fabricante de televisores de plasma a nivel mundial, señaló que la próxima estrategia de la compañía será eliminar empleos en forma masiva y transformar varios de sus productos para afrontar la competencia en el sector.

Estos reportes se producen cuando la venta en el rubro de los productos electrónicos y electrodomésticos como televisiones, reproductores de video en diferentes formatos, cámaras fotográficas digitales, entre otros, ha empezado a registrar una baja a nivel mundial.

RDS