La empresa Walmart Stores Inc. urgió al Departamento de Comercio de Estados Unidos a mantener un acuerdo con México sobre el comercio de tomate fresco, aduciendo que habría, de lo contrario, inestabilidad de precios de ese producto básico en ambos países.

Si el gobierno estadounidense suspende el acuerdo, como lo piden productores de Florida, el precio se dispararía en Estados Unidos y se desplomaría en México, quizás al doble o el triple en los dos sentidos frente a sus cotizaciones actuales, según analistas consultados.

En una carta que envió al Departamento de Comercio el 4 de septiembre, Walmart argumentó que el acuerdo bilateral asegura un suministro estable y previsible de tomates que le posibilita proporcionar una fijación de precios consistente a los consumidores estadounidenses.

Con el pacto, que ha permanecido por 16 años, los exportadores mexicanos se comprometen a vender tomates en el mercado estadounidense a un precio que no sea inferior a 0.172 dólares por libra del 1 de julio al 22 de octubre y 0.2169 dólares por libra del 23 de octubre al 30 de junio de cada año.

En aras del consumidor de Estados Unidos y, desde luego, de los productores mexicanos, buscamos mantener un acuerdo que permita garantizar el abasto a precios competitivos y de manera ordenada , dijo Francisco de Rosenzweig, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.

Surgido tras disputas comerciales en las décadas de los 80 y 90, el futuro del acuerdo se halla entre la creciente competitividad de los productores mexicanos y las campañas electorales de Estados Unidos, donde Florida es una estado clave.

Preliminarmente, el Departamento de Comercio puso el jueves fin al acuerdo, inició un proceso para recibir comentarios y objeciones por 30 días, recibirá por otros 10 días argumentos adicionales y deberá emitir luego una resolución dentro de no menos de 20 días.

En paralelo, correrá un proceso de negociación, que comenzó el viernes pasado, entre el Departamento de Comercio y productores y funcionarios de México con el que, según Rosenzweig, se busca condiciones que permitan una prórroga por otros cinco años más del acuerdo .

En su misiva, Walmart arguyó que una negociación de nuevos precios de referencia evitaría la incertidumbre y los efectos negativos en los precios y el suministro resultantes de la terminación del acuerdo .

[email protected]