El sector patronal del país se congratuló y vio en la solución del diferendo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y empresas del sector energético una “señal de esperanza”, no obstante, dijo que se demostró que existen “decisiones fundamentalistas de funcionarios”, lo que afecta al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex),  mencionó que ante la disputa se hace evidente que la participación privada debe alentarse en cualquier sector para atraer más inversiones. “México necesita volver a ser sinónimo de certidumbre y confianza. Certidumbre en las reglas, a través de leyes estables, aplicadas de forma consistente y con condiciones parejas”.

Abundó que hay decisiones del pasado que son buenas para el futuro.

“Hay una gran oportunidad para que se dejen atrás señales que no han favorecido al crecimiento, que han retrasado la inversión y ante la decisión de la que se involucró el Jefe del Ejecutivo, abren una esperanza, que va más allá del sector energético, que abra espacio de confianza que sea alimentada en acción de gobierno y en los hechos”.

Al respecto, el presidente de la Concanaco, José Manuel López, comentó que ante la cercanía de la ratificación del T-MEC se envía la señal a las empresas internacionales de que nuestro país está creando las condiciones de competitividad y la captación de inversión extranjera para los grandes corporativos que buscan facilidades en un territorio cercano al mercado estadounidense. Destacó que el tema de gas natural, con toda su problemática, fue tratado en la primera mesa de trabajo de Energía, que organizó el CCE y la Cámara de Diputados y Senadores.

[email protected]