Querétaro, Qro. Un cambio en las reglas de origen automotrices del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) podría abrir aún más la ventana de oportunidades para el desarrollo de proveeduría local del sector, afirmó el director del Clúster Automotriz de Guanajuato  (Claugto), Alfredo Arzola López.

En el estado se identifica una oportunidad de negocio de 4,000 millones de dólares; en los siguientes dos o tres años se visualiza una importante sustitución de importaciones, así como detonar la proveeduría en la zona, o bien atraerla de la región NAFTA (TLCAN), para mejorar el contenido de origen.

“Hay y seguirá creciendo una oportunidad importante para las empresas mexicanas. Con el tema del TLCAN se visualiza una oportunidad aún mayor y más enfática a desarrollar proveeduría local en el aspecto del contenido de origen”, dijo.

El director del clúster aseguró que en los siguientes años la oportunidad de negocio para las nacionales se va a incrementar, por ello es necesario que las mismas firmas comiencen a profesionalizarse en sus capacidades.

“Esta industria es altamente competitiva y muy organizada, que en ocasiones es esta última parte de lo que carecen las empresas locales”, añadió.

Ante ello, el clúster trabaja en un proyecto de acreditar proveedores confiables, basado en una evaluación en piso de los estándares mundiales con los que tienen que cumplir para ser efectivos en cuanto a los requerimientos de las grandes compañías.

A través de los comités de Compras y de Desarrollo a Proveedores se ha avanzado desde hace un año el modelo de evaluación en piso, que consiste en una especie de simulación de auditoría de un cliente real.

“Hacemos ver a una empresa interesada en ser parte de ello o a ser mejor en las necesidades y en las mejores prácticas para que pueda dar un brinco en corto tiempo a implementar eficiencias en su modelo de negocio. Hablamos de costo, manejo de recursos humanos, de impuestos, operación, logística, seguridad y otros”, señaló.

El clúster actualmente contabiliza a cerca de 70 empresas acreditadas a las que se les ha aplicado este modelo para realizar eficiencias en sus procesos. Para el 2018 se estima acreditar a 40 firmas locales.

Dinamismo

Guanajuato produjo 827,000 autos en el 2016 y exportó 17,500 millones de dólares entre autos y autopartes,  y en la cadena de valor ostenta 90,000 empleos e integra 380 firmas.

En este sentido, el sector continúa con su inercia de dinamismo y crecimiento similar a los últimos seis años. Tan sólo este año se crearán 18,000 nuevas plazas, afirmó el director Arzola López, ante la sinergia que se ha generado en nuevos proyectos.

No obstante, con la renegociación del TLCAN hay mucha especulación, lo que si bien no ha impedido la definición de proyectos, sí ha provocado que el periodo de espera se prolongue.

“Parte del análisis es la balanza qué tanto puede cambiar con TLCAN o sin TLCAN”, planteó.

En cuestión de autopartes y de vehículos, la industria mexicana y americana es la misma, el beneficio de ambos países (México y Estados Unidos) es el mismo en distribución de empleo y costos, lo que lleva a la primicia de que visualizar un arancel o una medida para cerrar el comercio con el territorio mexicano afectaría a las empresas, muchas de ellas globales en Estados Unidos, o inclusive la competitividad de ellas, acentuó el director del Claugto.

“hoy en día, evaluar el TLCAN en el aspecto automotriz ya no es qué me conviene comprar de México, sino cómo México me hace competitivo a nivel global para que los coches y las autopartes en Estados Unidos sean competitivas frente a sus competidores”, expuso.

De haber resultados favorables con la renegociación del TLCAN, las reglas de origen se tendrán que definir y ver cómo pudieran impactar en el contenido de origen, dando preferencia al contenido Nafta; parte de la renegociación es porque hay un déficit y éste no solamente lo ha adquirido Estados Unidos sino que también lo tiene México y Canadá, lo que se tendría que analizar por bloques, consideró.

“El déficit más fuerte que tenemos como América es frente a Asia. Tenemos una alta dependencia de productos asiáticos que de alguna manera no están sacando de la jugada. Al final del día quien se está llevando el dinero es Asia”, reconoció.

El contenido de origen actual para vehículos en el TLCAN es de 62.5% a nivel Nafta, pero podría alcanzar hasta 70%, estimó. No obstante, hay diversas empresas que exportan a Estados Unidos mediante el amparo de la Organización Mundial del Comercio y no Nafta, al no cumplir con el contenido de origen “y aun así son competitivas”, aseguró.

Alfredo Arzola explicó que, en un caso extremo, si no hubiera TLCAN, el peor escenario es un arancel, uno de 2.5 a 5% dependiendo variables del producto; aunque, acotó, también se debería poner la política monetaria sobre la mesa, ante los movimientos importantes que presenta el peso frente al dólar.

Ante ello “se presenta el dilema de si un arancel ayudaría o bloquearía el beneficio a Estados Unidos de lo que están buscando, que es repatriar inversiones y empleo. Creo que la pregunta clave es qué tiene que hacer Estados Unidos para ser competitivo, más que pensar en poner muros y aranceles el reto es hacia el interior de Estados Unidos hacia su política y reforma fiscal para que la industria se vea favorecida en manufactura”, acentuó.

La industria nacional enfrenta el reto de cómo ser más competitiva ante los posibles escenarios que plantea la renegociación.

dinorah.becerril@eleconomista.mx