Siempre cuidadosa de la calidad de los productos que ofrece a sus comensales en Café Ó, Farina y La Popular, la chef Paola Garduño, CEO del grupo de restaurantes Only Ó, ha pactado una alianza socialmente responsable con Isana Green Farm para adquirir vegetales y huevo 100% naturales, frescos, cultivados con esmero y contribuir, con ello, al sostenimiento de la residencia Kalimori, comunidad de personas con discapacidad intelectual, en Malinalco.

Esta sociedad es trascendente porque supone comprometer un alto volumen de la producción de la granja para surtir a los ocho establecimientos de la cadena que operan en la CDMX, y que este año llegarán a 10, anunció a la chef Garduño, y adelantó que piensan abrir un local distinto a los de su giro tradicional, con un concepto “natural, sin etiquetas, incluyente”, donde la base del menú serán los vegetales de Isana Green Farm.

Actualmente, Isana surte a Only Ó con 1,500 huevos cada semana, provenientes de gallinas en libre pastoreo, sin antibióticos ni aditivos y sin promotores de crecimiento. Isana tiene actualmente alrededor de 2,300 aves que ponen 5,800 piezas por semana. Con la formalización de esta alianza, el compromiso será mayor y se agregarán a la proveeduría lechugas, jitomates, cilantro, perejil, acelgas, betabel, cebollas, espinacas, aguacate y algunas otras hierbas y hortalizas que empezarán a cultivarse a demanda específica de Paola Garduño.

La alianza socialmente responsable es una manera de apostar por el cultivo natural y saludable de productos que impactarán positivamente en la salud de las personas, genera empleos dignos en el campo, y con las utilidades de Isana Green Farm se fortalece el proyecto de Kalimori, que es apoyar a las personas con discapacidad intelectual a alcanzar la inclusión laboral y una vida independiente, aseguró Andrea Ampudia, directora de Relaciones Públicas del grupo de empresas que conforman Kalimori, Isana y el hotel Casa Pixan.

La chef Garduño, adicionalmente, realiza visitas a Kalimori para compartir algunas de sus recetas con los integrantes de la comunidad y los encargados de la cocina. De esa manera, los productos que se elaboran se ofertan a los visitantes y en la localidad y, así, la inversión retorna para atender necesidades de los residentes y becarios.

Actualmente viven en Kalimori cuatro residentes permanentes, cinco becarios de comunidades de Malinalco y un número fluctuante que asiste a los programas recreativos de fin de semana, de entre ocho y 15, quienes han bautizado una sección del invernadero como “Huerto de Paola”. Las condiciones con las que viven estas personas van desde el autismo, Síndrome de Down, parálisis cerebral, entre otras.

Paola Garduño se declara comprometida con su talento, con la satisfacción de sus comensales, “con hacer las cosas de manera diferente, buscando hacer conciencia social, buscando construir una sociedad mejor. Yo me voy a dormir mejor si hago esto, que si no lo hago”, confesó.

@PacoDeAnda_C