El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, ha asegurado que la compañía sólo contempla el escenario de un acuerdo con las autoridades del Canal de Panamá. Sin embargo, el consorcio no ha retirado aún el preaviso de paralización de las obras, fijado para el día 20.

Manrique, que ha efectuado estas declaraciones durante una rueda de prensa convocada este lunes en Madrid para explicar la posición de Sacyr, ha señalado que el grupo cuenta con el respaldo unánime del consejo de administración para continuar las obras.

El presidente de Sacyr, quien ha asegurado que "estamos en Panamá para quedarnos", ha reiterado que las obras de ampliación del Canal continuarán y que el grupo español las finalizará en 2015. "Sacyr no va a abandonar el proyecto, las obras van a continuar y van a acabar, porque no contemplamos otro escenario que el del acuerdo", ha asegurado Manrique.

El ejecutivo, quien asegura que el grupo que preside nunca ha amenazado con nada, ha señalado que Sacyr es una compañía financieramente sólida y que su solvencia no se va a ver comprometida.

No obstante, ha reconocido que la resolución de los conflictos va más lenta que el desarrollo del proyecto, lo que provoca desajustes en el cash flow del consorcio adjudicatario. Asimismo, ha añadido que todos los sobrescostes, que el consorcio estima en unos 1,625 millones de dólares (alrededor de 1,177 millones de euros), están plenamente justificados según el contrato y ha afirmado que la oferta por el contrato de ampliación del Canal de Panamá no fue "temeraria".

Pese a las declaraciones de Sacyr, el consorcio, denominado Grupo Unidos por el Canal (GUPC) y en el que participan también la italiana Salini Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Cusa, no ha retirado todavía el preaviso de paralización de las obras, fijado para el próximo día 20.

El grupo defiende que la oferta y la adjudicación de la obra fueron "ejemplares" y que las reclamaciones que hacen a la Autoridad del Canal de Panamá son, según Manrique, "justas, razonables y plenamente justificables". Asimismo, el presidente de Sacyr ha señalado que la situación actual es un inconveniente puntual que "esperamos solucionar pronto".

También ha asegurado que se han adoptado soluciones "necesarias, imprevisibles e inevitables" y que la compañía está plenamente comprometida con este proyecto, contando para ello con el apoyo unánime del consejo de administración para continuar las obras y finalizarlas.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica