La jefa de la Organización Mundial de Comercio presentó el miércoles una serie de acciones para que los países y los fabricantes de medicamentos aumenten la producción de vacunas contra el coronavirus y las compartan de manera más amplia y justa.

Ngozi Okonjo-Iweala, quien se convirtió en directora general de la OMC en marzo, convocó una reunión a puertas cerradas de productores, gobiernos y otros sobre el acceso desigual a las vacunas, en momentos en que los países de bajos ingresos han administrado sólo el 0.2% de los 700 millones de dosis globales.

Okonjo-Iweala dijo en sus comentarios finales que las preocupaciones sobre las cadenas de suministro transfronterizas, incluidas las restricciones a las exportaciones y la escasez de personal calificado, habían reforzado su opinión de que la OMC debe desempeñar un papel central en la respuesta a la pandemia.

"En las próximas semanas y meses, esperamos acciones de seguimiento concretas. Estos temas no son fáciles, pero la voluntad política y el compromiso del sector privado mostrados hoy sugieren que es posible", dijo.

Los miembros de la OMC, destacó, necesitan reducir las restricciones a la exportación y trabajar para facilitar la logística y los procedimientos aduaneros.

También deberían avanzar en las negociaciones sobre una propuesta de India y Sudáfrica, respaldada por más de 80 miembros de la OMC, para renunciar temporalmente a los derechos de propiedad intelectual (PI) de las empresas farmacéuticas.

Los miembros de la OMC han debatido el tema ocho veces, sin grandes avances.

Las naciones occidentales sostienen que la protección de los derechos de propiedad intelectual fomenta la investigación y que suspender esos derechos no produciría un aumento repentino del suministro de vacunas.

Okonjo-Iweala dijo que esperaba que un objetivo común llevara a las partes a encontrar una solución aceptable para todos.

La directora de la OMC instó además a los fabricantes de vacunas a aumentar la transferencia de tecnología para incorporar nueva capacidad de fabricación y ser transparentes en los contratos y los precios. Pfizer y BioNTech, Moderna, Johnson & Johnson y AstraZeneca se encuentran entre las empresas que producen vacunas contra el coronavirus.

La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, dijo a los asistentes que la enorme brecha entre el acceso a los medicamentos de los países desarrollados y en desarrollo, vista anteriormente durante la crisis del sida, no podía repetirse.

"Como gobiernos y líderes de instituciones internacionales, se nos exige el más alto nivel de valentía y sacrificio en tiempos de crisis. Lo mismo debe exigirse a la industria", sostuvo.