La Organización Mundial de Comercio (OMC) elegirá a su Director General después de saber si el presidente estadounidense, Donald Trump, se reelige o no.

Los miembros de la OMC acordaron este viernes que elegirán al futuro Director General reduciendo los candidatos actuales de ocho a cinco y luego a dos, antes de adoptarse la decisión final para el 7 de noviembre.

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos están programadas para el 3 de noviembre próximo. Trump insinúo este jueves que podrían aplazarse arguyendo una posibilidad de fraude debido a una mayor votación por correo a causa del Covid-19. Pero líderes del Congreso, quienes votarían por ello, en su caso, se han opuesto tajantemente.

Trump ha liderado parte de la más reciente fase de la crisis de la OMC con el objetivo de reformar a esa organización para cambiar, entre otros aspectos, algunas cláusulas sobre China.

Para la elección del nuevo Director General de la OMC compiten ocho candidatos, entre ellos el mexicano Jesús Seade. El proceso requiere que los 164 miembros de la OMC acuerden por consenso sobre el nuevo nombramiento.

Varias negociaciones de acuerdos internacionales y de políticas de relaciones internacionales están pendientes de la renovación, o no, de un segundo mandato de Trump.

En la carrera actual de los ocho contrincantes, analistas han pedido un "corredor honesto", un negociador, un político sobre tecnócrata y/o un "pacificador". El liderazgo de la OMC puede ser particularmente crítico en esta coyuntura.

Bajo la Administración Trump, Estados Unidos propuso actualizar las designaciones especiales y diferenciales para que la OMC pueda reflejar las realidades económicas actuales.

Durante demasiado tiempo, según la perspectiva estadounidense, muchos Miembros de la OMC han tratado de optar por no participar en las normas de la OMC o mantener las flexibilidades que ya no necesitan, en lugar de adoptar estas normas como promotoras del desarrollo económico.

Esas normas tienen por objeto alentar un crecimiento económico más fuerte para todos, y los Miembros deberían querer aplicar plenamente estas normas si están realmente comprometidos con la apertura.

La OMC es la única institución económica que permite a sus Miembros declarar a sí mismos su estado de desarrollo. No existen indicadores económicos u otras medidas de lo que constituye un país en desarrollo en la OMC.

Simplemente, los países necesitan declarar que están "en desarrollo", independientemente de su PIB o su papel en el comercio mundial, y tienen con ello flexibilidad de las reglas de la OMC, que podrían tomar la forma de períodos de transición, consolidaciones arancelarias más altas o la capacidad de utilizar subsidios prohibidos, entre otros.

La Administración Trump afirma que la negativa de los Miembros a reconocer su situación actual ha paralizado la función de negociación de la OMC.

También ha planteado otros cambios entre los que se encuentran los relacionados con el Órgano de Apelación, el comercio electrónico y la transparencia.

Al mismo tiempo, la OMC no logró elegir este viernes a un director general interino por los desacuerdos entre los miembros, que deben acordar aún para noviembre el remplazo del director general saliente, Roberto Azevêdo.

El 21 de mayo, la OMC anunció el proceso para reemplazar a su actual director general, Roberto Azevêdo, quien dejaría su cargo 31 de agosto de 2020.

Lo normal es que el jefe interino fuera uno de los cuatro subdirectores generales, que son de China, Alemania, Nigeria y Estados Unidos. No obstante, la OMC dijo este viernes que los cuatro seguirán en sus puestos actuales.

"La idea original era intentar designar un director general interino entre los cuatro (...) Eso no fue posible. No logramos un consenso", dijo el portavoz de la OMC, Keith Rockwell, en una comparecencia, según informó Reuters. "El actual director general, Roberto Azevêdo, dijo que es decepcionante".

[email protected]