La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) consideró que entre el 2015 y el 2030 los estados que la integran tendrán necesidades de inversión por 8.8 billones de dólares en infraestructura aeroportuaria, aérea, ferrocarrilera y transportación, distribución de gas y petróleo.

Dicho monto permitirá atender adecuadamente las demandas de transporte que se han comenzado a registrar como una consecuencia de mayor actividad comercial en algunos países.

El crecimiento más fuerte será en la región de Asia y entre las grandes economías emergentes, como China e India, y de Europa y América del Norte , mencionó en su estudio sobre necesidades de infraestructura para el 2030. Y aclara que se trata de proyectos que ya fueron anunciados.

El sector ferroviario es el que mayores inversiones tendrá en el periodo referido, de acuerdo con la OCDE, al sumar 4 billones de dólares. Estados Unidos, Japón y Canadá son los países que más uso dan a ese medio de transporte.

La Organización consideró que el transporte de pasajeros vía aérea podría crecer anualmente, entre el 2010 y el 2030, alrededor de 4.7%, la carga aérea 5.9%, el tráfico marítimo de contenedores más de 6% y el ferrocarril (pasajeros y de carga) podría aumentar en 2.3% cada año.

Sobre el sector aeroportuario, que requerirá de 1.8 billones de dólares, se menciona que las necesidades a atender son modernización, ampliación y construcción de nuevas terminales con una visión a futuro a pesar de las complicaciones económicas.

En el caso de México está pendiente la construcción del aeropuerto internacional de Riviera Maya, que implica una inversión superior a 3,000 millones de dólares, además de uno alterno al de la ciudad de México, que de acuerdo a los especialistas está próximo a su saturación. En ambos se acudirá a la inversión privada.

A PESAR DE LA CRISIS

La OCDE destaca que los potenciales inversionistas en infraestructura de transporte han considerado que la reciente crisis financiera mundial ha representado un obstáculo, por lo que algunos proyectos se han tenido que aplazar porque sus fuentes de financiamiento se han limitado, pero ello los ha obligado a ser más eficientes.

En algunos países, como México, se han encontrado mecanismos para hacerlos más atractivos, entre ellos combinar un activo maduro con una oportunidad de construcción totalmente nueva .

El año pasado, la Secretaría de Comunicaciones y Transporte otorgó a IDEAL el paquete carretero Pacífico Sur, que meses antes había sido declarado desierto. La filial de Grupo Carso construirá dos libramientos y administrará la autopista Guadalajara-Tepic.

[email protected]