La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sugirió a México desarrollar una política integral sobre el tema de conflicto de interés que podrían presentar las partes involucradas en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), la cual deberá incluir el desarrollo de un marco de gestión de compras públicas.

A pesar de las medidas que instituyó el gobierno mexicano a principios del 2015 para promover la integridad en el sector público y reforzar la lucha contra la corrupción, queda mucho por hacer en el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM). De no actuar, se pone en riesgo la credibilidad y la eficacia del proyecto .

La recomendación de la OCDE ocurre un año después de que el gobierno federal informó al consorcio constructor chino-mexicano, que había ganado la licitación para desarrollar el tren de pasajeros México-Querétaro, que se revocaba el fallo ante diversos cuestionamientos de la opinión pública porque una de las empresas, Teya, había construido una casa a la esposa del presidente Enrique Peña Nieto.

Finalmente, la Secretaría de la Función Pública determinó que en dicho caso no existió ningún conflicto de interés.

El organismo global también sugirió crear condiciones para la denuncia interna de actos ilícitos; y crear herramientas y mecanismos, por ejemplo, documentos de licitación estandarizados, monitores de integridad y señales de alerta (banderas rojas) .

Los planes de acción

Como parte de un primer análisis sobre la construcción del aeropuerto, la OCDE planteó al gobierno mexicano la implementación de un plan de acción basado en las mejores prácticas internacionales en la materia. Incluso planteó una serie de acciones en comunicación social del proyecto.

En respuesta, el GACM emitió su segundo comunicado de prensa desde que se anunció el proyecto en septiembre del año pasado (previamente, la comunicación oficial la hacía la Secretaría de Comunicaciones y Transportes). El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México ha diseñado un plan de acción, así como un rediseño integral de su estructura orgánica, que serán puestos a consideración de su consejo de administración, mismos que buscan atender las recomendaciones de la OCDE en gobernanza, contratación pública, integridad y estrategia de comunicaciones , se informó.

[email protected]