A casi 10 años de la crisis financiera en México, el empleo ha tenido una recuperación; no obstante, el nivel salarial es deficiente con una pérdida en la productividad, reveló la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el informe Perspectivas del Empleo 2016.

La OCDE indica que en el caso del país, el desempleo abierto ha ido disminuyendo desde finales del 2009 y sigue un comportamiento a la baja de 4.1% en el primer trimestre del 2016, mientras que la media de la OCDE es de 6.5 por ciento.

Asimismo, prevé que se mantendrá para el próximo año el mismo nivel bajo, en contraste con otros países de América Latina, como Brasil.

Este panorama, en donde los jóvenes también han reflejado menor desempleo, no deja de ser preocupante, ya que la tasa de informalidad permanece elevada , precisó el informe.

En ese sentido, el organismo internacional indicó que a pesar de estos desarrollos favorables, la incidencia del trabajo informal sigue siendo alta en México, al representar 57% de su población ocupada en el último trimestre del 2015, sólo ligeramente menor que en el inicio de la crisis.

La OCDE añadió en su informe que muchos trabajadores en el país se enfrentan a un mercado laboral en donde hay una considerable inseguridad y dificultad financiera en el caso de pérdida de trabajo; por lo que refiere que la propuesta del gobierno mexicano para implementar el seguro de desempleo (mismo que se discute en el Senado de la República) debe ponerse en marcha con rapidez para proporcionar un apoyo eficaz a los solicitantes de empleo e impulsar la búsqueda de un empleo formal.

Empleo juvenil, en riesgo por falta de competencias

En México, más de 14 % de los jóvenes entre 15 y 29 años son poco calificados para un empleo; esta cifra es superior a la media que reporta la OCDE de 6 por ciento.

Así que las personas poco calificadas representan más de la mitad de todos los jóvenes que ni estudian ni trabajan (ninis); ademas de que hay una brecha de géneros, pues las mujeres son hasta tres veces más propensas a estar en el grupo de ninis.

Ante esto, la OCDE indicó que se requieren más medidas para promover las habilidades y reducir el número de jóvenes que dejan la secundaria y particularmente entre los jóvenes de bajos recursos.

Concluyó que es indispensable que se mejore el gasto entre los niveles de educación, la mejora de la calidad de la enseñanza, así como la promoción.

[email protected]