El secretario general de la OCDE, José Angel Gurría, señaló que la posibilidad de importar a México hasta 100,000 barriles de petróleo ligero diarios de Estados Unidos debe verse como un símbolo de la cooperación entre ambos países, en el marco de la reciente visita del presidente Enrique Peña Nieto al vecino del norte.

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) destacó que también es un mensaje positivo de dicha cooperación, en especial cuando se toma en cuenta que Estados Unidos no es un país que se dedique a exportar crudo.

Además, comentó, tiene sus ventajas técnicas, pues el petróleo ligero se adapta mejor a las necesidades de las refinerías mexicanas y para complementar la mezcla mexicana que tiende a ser más pesada.

Refirió que México también importará gas proveniente del norte y que es más o menos a la tercera parte de lo que cuesta en otras partes del mundo, como Europa y Asia.

Así, manifestó, lo que está haciendo América del Norte es aprovechar y con una mayor complementación de la región su relativa riqueza de energía e hidrocarburos.

Petróleos Mexicanos (Pemex) dio a conocer este jueves que presentó al Departamento de Comercio de Estados Unidos una propuesta de intercambio de petróleo crudo, para importar hasta 100,000 barriles al día, con lo que se mejoraría el proceso de refinación.

La empresa mexicana señala que bajo este esquema se importarían hasta 100,000 barriles diarios de crudos ligeros y condensados, para mezclarlos con el nuestro y así mejorar el proceso en las refinerías de Salamanca, Tula y Salina Cruz y a cambio, México exportaría crudos pesados para ser procesados en plantas estadounidenses.

En torno a la caída del precio internacional del petróleo, Gurría Treviño dijo que si bien hay algunos aspectos coyunturales que pudieran parecer desfavorables para el país, la verdad es que eso abarata los costos de insumos.

En este contexto, las compañías son mucho más competitivas y se abren espacios para exportar a un mayor número de mercados, argumentó.

Lo difícil de saber si la caída de los precios internacionales del petróleo es coyuntural o no, y lo importante es no caer en proyecciones con los precios actuales, porque los propios mercados de futuro hablan de entre 50 y 60 dólares por barril, un nivel mejor al visto en la actualidad, señaló.

Además, continuó, se interrumpen o difieren en este momento miles de millones de dólares de inversiones a energías alternativas, como gas de lutita, entre otras fuentes, en virtud de que se han caído las referencias del petróleo.

Por ello hay que ver dónde se estacionan los precios para conocer sus efectos netos y tomar en cuenta que México está importando a precios bajos, incluida las gasolinas, añadió el directivo del organismo internacional.

mfh