A pesar de los programas gubernamentales para mitigar los efectos de la sequía y de los 33,000 millones de pesos que decretó para tal fin el presidente Felipe Calderón, el diputado priísta, Gerardo Sánchez, presentó un punto de acuerdo a fin de que se autoricen 15,000 millones de pesos más para atender daños en 26 estados del país.

De tal manera que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, emitió un exhortó al Presidente de la República Felipe Calderón Hinojosa para que apremie la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Decreto para integrar un Fondo Especial de Recursos para atender las Contingencias Climáticas Extraordinarias.

El punto de acuerdo hace referencia y tiene como plazo 14 días naturales a partir de ayer para cumplir con lo aprobado el pasado 30 de abril por la Cámara de Diputados, y destaca que la entrega de los recursos de este fondo a los estados afectados se hará de manera expedita e inmediata, y sin sujetarla a lineamientos o reglas de operación que limiten o impidan que los recursos lleguen urgentemente a las zonas afectadas .

Mientras se desarrollaban los trabajos de la Comisión Permanente, por fuera del Senado de la República representantes de los campesinos cenecistas protestaron por el retraso de la ayuda, exigieron al presidente Felipe Calderón Hinojosa no vetar el decreto legislativo como hizo anteriormente con otro por 10 mil millones de pesos, y expresaron su desesperación por la falta de agua y de alimentos en sus entidades de origen.

Por dentro, y en el pleno, de acuerdo con la Gaceta Parlamentaria, los legisladores de la Confederación Nacional Campesina (CNC) denunciaron que la agricultura, ganadería y silvicultura en el norte y Altiplano de México esta devastada. Hay estados como Durango, San Luis Potosí, Zacatecas, Coahuila, Chihuahua, sólo por mencionar algunos, donde muchas comunidades se están quedando despobladas, el hato ganadero se ha perdido entre el 30 y 50%. Las presas, agostaderos están secos y por si esto no bastara, el tejido social se descompone, los enfrentamientos familiares y la desintegración familiar que son una desgracia, ya son vistos como normales , aseguraron.

pmartinez@eleconomista.com.mx