El tercer pico de la pandemia arremetió con fuerza en Colombia, ciudades principales como Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla presentaron ocupaciones entre 70% y 85%% esta semana, lo que llevó a los gobiernos Nacional y locales a implementar medidas como pico y cédula, toques de queda nocturnos y pensar en cuarentenas 4x3.

La República consultó a Carlos Hernán Betancourt, presidente de Acecolombia; Diego Bermúdez, gerente general de Parque Arauco División Colombia; Patricia Melo, gerente de Arkadia en Medellín; Adriana González, gerente de El Tesoro en Medellín y María Victoria Serrano, directora de mercadeo de Portal del Prado en Barranquilla, quienes alertaron sobre las pérdidas de hasta 75% que se vienen por las restricciones impuestas.

Los empresarios afirmaron que el primer trimestre del año mostró importantes signos de recuperación, pese a que enero no fue un buen mes, y que, incluso, Serrano destacó que el tráfico bajaría más que el año pasado.

“Aunque aún no se alcanzan los mismos niveles de tráfico que traíamos antes de la pandemia, sí se evidencia un interés de los colombianos en retornar a nuestros centros comerciales”, aseveró Bermúdez.

Todos coinciden en que las medidas restrictivas tendrán un alto impacto. “Suficiente es una cuarentena, para que también tengamos pico y cédula que nos afecta entre semana”, afirmó Betancourt quien añadió que “la venta no se traslada, se pierde”. Algunos como Melo, incluso, dijeron que “de siete días de ventas, pasamos a cuatro y con pico y cédula el potencial de venta restante es de 25 por ciento”. Para los gerentes, un día de cierre representa una reducción de los tráficos normales de hasta de 90 por ciento.